Imprimir
Visto: 4155
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Ramón Rico, Manuel López, Emilio Maestre, Juan Carlos Martínez Cañabate, César Orgilés y Raimundo Martínez, seis de los diez patronos de la Fundación Paurides | A.J.

La Fundación Paurides se ha convertido en un lugar de referencia de la cultura eldense. El edificio, situado en la calle Cardenal Cisneros número 1, muy cerca del Ayuntamiento, acoge una gran cantidad de exposiciones y eventos científicos, literarios y educativos, tal y como era el deseo de su fundador, el eldense Paurides González Vidal. La labor del desaparecido Paurides la continúan hoy en día diez patronos, que se encargan de seguir impulsando la cultura, las artes y las ciencias en Elda proporcionando un foro donde reunir un sinfín de ideas heterogéneas.

La Fundación Paurides comenzó su andadura en el año 1992. Su promotor nació en Elda en 1911, y tras la Guerra Civil tuvo que huir de España. Al principio embarcó rumbo a Uruguay, pero al hacer escala en Sudáfrica, Paurides sintió que ese era su destino, aunque en ese lugar no conocía a nadie y ni siquiera podía comunicarse al no hablar inglés. Se instaló allí y encontró un oficio e incluso conoció al amor de su vida, Aída Cordron. Paurides fue progresando en su vida lejos de Elda, se convirtió en empresario y adquirió una fábrica de sombreros con la que hizo fortuna.

Muchos años después, en 1983, Paurides, que no tuvo hijos, regresó a su Elda natal, donde trató de reunir a las personas más influyentes y con prestigio de la ciudad para formar una fundación que sirviera de catalizador de la cultura eldense, pero su idea no terminó de cuajar. Las suspicacias y los recelos sobre el proyecto eran el principal impedimento para que surgieran patronos que se implicaran con el trabajo de este filántropo. El punto de inflexión lo marcó la inauguración de la actual sede, en el año 2002, ya que con ella se dio un impulso a la creación de un patronato, aunque se volvió a disolver. De ese modo, era el propio Paurides quien gestionaba todo su patrimonio de manera personal.

Sin embargo, tras su fallecimiento en 2004 y la posterior donación de sus recursos financieros a la fundación, se consiguió crear el actual patronato, que tras alguna pequeña variación, está compuesto por Emilio Maestre como presidente, cargo que ostenta al ser familiar de Paurides tal y como era el deseo expreso del fundador, Juan Carlos Martínez Cañabate como secretario, así como Juan Manuel Martínez, César Orgilés, Manuel López, Raimundo Martínez, Ramón Rico, Francisco Javier Navarro, Rafael Férriz y Juan Antonio Castaño, que se encargan de gestionar la Fundación Paurides.

“Los patronos no tenemos una función concreta y específica”, señala el presidente Emilio Maestre. Los diez miembros del patronato se reúnen “como mínimo, una vez al mes, aunque muchos de nosotros nos vemos casi a diario”, afirma Manuel López, quien asegura que las reuniones “son una tormenta de ideas entre personas que se llevan muy bien, y esa es la clave del éxito”.

Acceso al patronato

El cargo de patrono se renueva cada cuatro años, si bien pueden renunciar en cualquier momento. Los propios patronos se encargan de elegir y proponer personas a las que incorporar a la fundación, ya que como señala el secretario Juan Carlos Martínez Cañabate, “legalmente, una fundación debe tener como mínimo tres cargos, aunque no existe un límite máximo. Sin embargo, diez patronos es un número que nos hace ser muy operativos”.

En los comienzos de la Fundación Paurides, como señala Emilio Maestre, “era conveniente mostrar una cabeza visible, pero en este momento en que los ciudadanos de Elda ya nos conocen, se debe saber que somos diez personas las encargadas de que este proyecto continúe adelante”. Cabe destacar que ninguno de ellos percibe una contraprestación económica por la gestión, sino que se trata de una labor que se caracteriza por su entrega y sacrificio en favor de la cultura local.

Paurides González Inaugurando el edificio de su fundación con la secretaria autonómica de Cultura y el alcalde de Elda, Juan Pascual Azorín, en el año 2002.

En la fundación hay cabida para cualquier manifestación cultural y científica, incluso política “siempre que haya respeto”, como indica Raimundo Martínez, patrono e ingeniero agrónomo municipal de Elda. En estos momentos, la demanda de su sede es tal que no tienen disponibilidad para ceder la sala de exposiciones hasta el año 2019: “Es cierto que hay carencias en Elda en cuanto a espacios culturales, pero estoy convencido de que, aunque existieran más lugares, un gran número de personas seguiría acudiendo a Paurides porque se sienten acogidos”, señala el presidente.

El edificio de la fundación se situó en su emplazamiento actual por petición expresa de Paurides, ya que su idea era revitalizar el casco antiguo de Elda. La mayoría de los aspectos referentes a la distribución y funciones de la sede surge también de ideas de estos patronos, como la sala principal, que puede transformarse de tres maneras distintas para albergar diferentes actos, dependiendo de la función que se pretenda realizar. Además, la página web también es obra de otro de los patronos.

Amigos de la Astronomía

Una de las manifestaciones de la que más orgullosos se sienten los garantes de la fundación es la Asociación Amigos de la Astronomía, quienes llevan cerca de once años, casi desde que el actual patronato se estableció, realizando charlas mensuales sobre las estrellas, los planetas y el universo. Sin embargo, no es la única actividad que ha progresado. Los patronos se encargan de fomentar la cultura y las artes de Elda tratando asuntos en los que nadie ha reparado. Poco a poco, estos temas van tomando relevancia y termina naciendo una entidad que se hace cargo de esa inquietud, como ha ocurrido recientemente con la asociación de pintores, que acaba de constituirse.

De esta manera, la Fundación Paurides continúa con la hoja de ruta que estableció su fundador a través de los diez patronos, que trabajan con el único fin de ver progresar la cultura de su ciudad. Todavía tienen varias espinitas clavadas, como la de implicar en mayor medida a los profesores y las personas de la cultura de Elda, ya que, tal y como afirma Raimundo Matínez, “lo que recibes en la educación, esa plusvalía, la debes devolver a la sociedad”. Ese es el auténtico espíritu de la Fundación Paurides, y por muchos años que pasen, sus patronos no cesarán en el empeño de ver crecer y avanzar las diferentes ideas y expresiones culturales de Elda.

La demanda de su sede es tal, que hasta 2019 no está disponible la sala de exposiciones | A.J.

Etiquetas