Imprimir
Visto: 11767
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Las puertas de Arcade Vintage se abren dos días al mes durante cuatro horas | A.J.

Los salones recreativos tuvieron su época dorada durante las décadas de los 80 y 90. Niños y jóvenes se reunían cada tarde con los bolsillos llenos de monedas para jugar a juegos como Pac-Man, Tron, Space Invaders o Bubble Booble. Con el paso de los años, estos videojuegos se elevaron a la categoría de mitos mientras caían en desuso hasta su total desaparición. Sin embargo, la Asociación Cultural Arcade Vintage de Petrer los ha devuelto a la vida en un local que se ha convertido en la Meca de todos los amantes de las máquinas recreativas en España.

Arcade Vintage, que tiene su sede en el número 4 de la calle Sociedad Musical Virgen del Remedio de Petrer, nace por la iniciativa de los hermanos José y Joaquín Litarte, presidente y tesorero de la asociación, respectivamente. Al principio compraban máquinas por afición, pero llegó un punto en el que, sin darse cuenta, contaban con diez recreativas en su poder. Poco después, y gracias a los contactos que fueron conociendo a través de la compra de estos videojuegos, el dueño de un salón recreativo de Alicante les regaló otras máquinas que ya no utilizaba, por lo que ante tal cantidad de recreativas se hacía necesario un local donde colocarlas para que la gente pudiera utilizarlas.

Así surge la asociación, que en la actualidad cuenta con cerca de 60 recreativas, aunque según señala el secretario Octavio Martínez, “tenemos otro local que hace las funciones de almacén lleno de placas con diferentes juegos".

Diferentes máquinas recreativas

La colección de máquinas de Arcade Vintage, asociación fundada hace tres años y que es pionera en España en este sector, tiene en los muebles originales de los años 80 su joya de la corona. Nada más acceder al local se puede contemplar en el lado izquierdo una gran cantidad de recreativas clásicas originales, como el Space Invaders, juego de 1978 que fue comprado del salón recreativo de un barco en Portsmouth (Inglaterra), así como el Asteroids de 1979 o el mítico Pac-Man de 1981, que cambió la temática bélica de los recreativos con su divertido juego de comecocos. También cuentan con el Breakout de Atari, en el que trabajó Steve Jobs mientras se encontraba en las filas de la empresa estadounidense.

Otro de los platos fuertes son las máquinas genéricas con placas intercambiables, así como las máquinas Maldita Castilla y Verminest, creadas por el español Locomalito con un software exclusivo para Arcade Vintage. También hay espacio para máquinas de los años 90, como Street Fighter II o Time Crisis, al margen de una sección de pinballs junto a unas estanterías con cómics y libros de la época.

La asociación

Arcade Vintage abre sus puertas dos veces al mes, de 18 a 22 horas. La asociación petrerense avisa con anterioridad de los días de apertura a través de su página web para informar a los miles de seguidores que tienen en las redes sociales, y que proceden de todos los rincones de España. En la actualidad cuenta con cerca de 25 socios fijos, tanto de Elda y Petrer como personas de Elche, Alicante, Alcoy e incluso Gijón, Málaga o Madrid, debido al gran reconocimiento que tiene esta asociación petrerense en el mundo de las recreativas. Los socios pagan una cuota de 20 euros al mes que les da derecho a jugar partidas ilimitadas durante los dos días de apertura tanto para ellos como para sus familiares, así como disfrutar del servicio de bar y asistir gratuitamente a las charlas y conferencias que se organizan. Al margen de los socios, todos aquellos que deseen disfrutar de una tarde rememorando las partidas en los recreativos pueden hacerlo pagando la entrada de 15 euros, aunque los niños aportan solamente 10 euros.

Eventos

Al margen del salón recreativo, Arcade Vintage también realiza diferentes congresos como el Arcade Con, en el mes de mayo, donde se reúnen una gran cantidad de amantes de los videojuegos clásicos tanto nacionales como internacionales, que pasan el fin de semana en Petrer disfrutando de charlas y debates, así como partidas en la sede de la asociación, entre cuyas paredes se han retado los campeones de España de diferentes videojuegos.

De esta forma, Petrer se ha convertido en una parada obligatoria tanto para aquellos que desean rememorar sus tardes de juventud en los salones recreativos como para los verdaderos amantes de los videojuegos clásicos gracias a Arcade Vintage, una asociación que ha devuelto a la vida la diversión de los años 80.

La asociación petrerense cuenta con más de 60 máquinas en su sede | A.J.

Etiquetas