Imprimir
Visto: 12558
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Los miembros del grupo bailan en espacios públicos para dar a conocer el Lindy hop | Jesús Cruces.

Un altavoz y ganas de bailar, eso es lo único que necesitan los aficionados al Lindy Hop, una variedad del swing, de Elda, para llenar de vida y buen ambiente los espacios más emblemáticos de la ciudad como las plazas Sagasta, Castelar y Mayor. Muchos eldenses se han encontrado a lo largo de más de dos años y medio con un este grupo de apasionados bailarines, el grupo Swing Wolf, quienes realizan sin plazo ni espacio fijo sus “clandestinos”, encuentros en los que lo único que importa es divertirse y animar a los viandantes a pasar un rato agradable.

Esta corriente musical y de danza surgió en Estados Unidos tras la Gran Depresión de 1929 por un grupo de jóvenes que creó una nueva modalidad de baile para el jazz. Con la llegada del rock and roll casi desapareció, pero en la década de los 90 volvió a resurgir y ahora este fenómeno vive un gran boom que se ha expandido por toda Europa.

El profesor y miembro de este grupo, Joaquín Vera, asegura que este "es un baile social, divertido que fomenta el compañerismo. La idea de los ‘clandestinos’ es que la gente lo pase bien, no importa quién baila ni si lo hace mejor o peor”. Lo más divertido para ellos es quedar cada vez en un punto con el objetivo de darlo a conocer al mayor número de personas posible. Las quedadas se organizan a través de Facebook, en la página Swing Wolf, y suelen ser los sábados y domingos, pero ahora también comienzan a hacerse en cafeterías y locales para crear fiestas en las que reine la música y el buen ambiente.

Aunque Vera admite que “a la gente aún le da reparo, poco a poco se van animando más. Para ello hacemos talleres, en los que enseñamos a bailar y la gente suele participar”.


Imagen de su última salida en la Plaza Sagasta, el pasado domingo | Jesús Cruces.

Lo más destacado para este colectivo es que son una comunidad: "Creamos amistades, lazos en toda España porque nos movemos mucho, es una iniciativa que cada vez tiene mayor aceptación. Se trata de una alternativa a lo más ‘típico’, que en mi caso consigue llenarme como ninguna otra, disfruto mucho y creo que al resto también. Lo único que buscamos es pasarlo genial y cuantos más seamos mejor”, según Vera.

Los interesados pueden acudir a la sede de la asociación de Elda, ubicada en la calle Padre Rodes, 2, los martes y jueves.  En la página web Swing Wolf, y en su página de Facebook se puede conocer dónde y cuándo serán los próximos "clandestinos".  


Swing Wolf no busca expertos sino personas que deseen disfrutar bailando | Jesús Cruces.

Etiquetas