Imprimir
Visto: 5704
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Gracia Aguado en la sala número 2, la roja, de los Cines Plaza | Jesús Cruces.

El 15 de septiembre de 2002 los Cines Plaza, los últimos que permanecían abiertos en la ciudad, cerraron sus puertas tras dos años luchando a contracorriente. Una de sus propietarias y su administradora, Gracia Aguado, hastiada de verlos cerrados y deteriorarse con el paso del tiempo, afirma que le gustaría volver a verlos abiertos, ya sea porque se haga cargo un particular o el propio Ayuntamiento para que la ciudad disponga de un gran espacio cultural”. Podría acoger desde ciclos de cine hasta representaciones teatrales, exposiciones, talleres, presentaciones, conciertos o conferencias.

Los Cines Plaza se inauguraron hace 23 años, a finales de octubre de 1994, y ocho meses más tarde lo adquirió la familia Aguado. Esta empresa contaba con cinco trabajadores, dos operadores, un portero, un taquillero, una limpiadora y la propia Gracia y su padre Andrés, quienes se encargaban de la gestión y la programación.

Valle de Elda ha realizado un recorrido por todas sus estancias, un viaje en el tiempo que pocos han podido hacer en estos 15 años. Al entrar en los Cines Plaza se encuentra el vestíbulo principal donde todavía se pueden ver los vinilos vacíos donde se colgaban los carteles de las películas. A la izquierda, frente a las escaleras que conducen a las salas, está la cabina de proyección, un espacio reducido y bien aprovechado en el que se encuentran los proyectores, tapados y protegidos. Imposible no sentir nostalgia, pues nada más entrar se encuentra un calendario de septiembre de 2002, mes en el que cerró, las chaquetillas rojas que utilizaba el personal de los Cines Plaza, pero también antiguos carteles de películas como Lilo & Stich o Señales.


Imagen del vestíbulo principal de los cines | Jesús Cruces.

Tras bajar por las grandes escaleras y llegar a la planta baja, llena de polvo por el paso del tiempo, hay un gran mostrador, aquel en el que tantas y tantas personas adquirieron sus palomitas y dulces para disfrutar de las proyecciones. Frente a este, y tras un gran vestíbulo, que también cuenta con vinilos para promocionar los films, están las dos grandes salas, la 1, que se distingue por su color azul, posee 258 butacas; la 2, roja, tiene 265 localidades. Sorprende el buen estado en el que se encuentran, solo cubiertas por una fina capa de polvo, única muestra de que han pasado 15 años desde que se proyectase allí alguna película. De vuelta al vestíbulo y a la derecha, junto a las escaleras, se encuentra la sala número 3, la gris, la más pequeña y que dispone de 97 asientos. Las salas están conectadas por la salida de emergencia que disponen los cines.

Durante siete años “los Plaza”, como los conocían los eldenses, fueron un referente en la ciudad y en toda la comarca. Miles de personas acudían a ver películas a sus salas, tal era su éxito que era habitual ver largas colas desde el acceso, ubicado en el lateral derecho de su puerta principal, que rodeaban la plaza y que con las grandes producciones llegaba a salir de la Plaza Mayor, por lo que los comercios se veían gratamente beneficiados. La razón era que en aquel entonces no se enumeraban los asientos por lo que los asistentes llegaban con mucho tiempo de antelación para tener las mejores localidades. Gracia recuerda con nostalgia cómo se llenaban los cines cada fin de semana con cientos de películas como Pearl Harbor, Godzilla, Titanic o Quédate a mi lado.

Todavía queda en los cines el cartel con los últimos precios en pesetas. Cuando se cerró las entradas más caras costaban 700 pesetas, eran las de los fines de semana y festivos; los lunes, martes y jueves, valían 600 pesetas y el día del espectador, el miércoles, costaban 400 pesetas, en euros serían 4’20, 3’60 y 2,40 euros respectivamente. Nada que ver con los precios de la actualidad, que llegan a alcanzar los 8 y 9 euros.


Imagen de las chaquetas que utilizaban los trabajadores | Jesús Cruces.

Durante años funcionaron bien, “se ofrecían estrenos simultáneos como en el resto de España, venía gente de toda la provincia” explica Gracia, pero la aparición de diez cines en Petrer hizo mucho daño, cada vez las salas se llenaban menos, el público se sentía atraído por la oferta que solo diez salas podían ofrecer frente a las tres de los Cines Plaza. Gracia recuerda con tristeza que “era imposible competir”.

Llegó un fin de semana en el que vendieron 100 entradas en todo un domingo. No salía rentable. El anuncio de la creación de otros diez cines fue la puntilla final, la familia Aguado no tuvo más opción que cerrarlos. La última película que se proyectó fue El hombre que nunca estuvo allí, de los hermanos Cohen, título apropiado para el final de “los Plaza”. Gracia quiere dejar claro que “no cerramos por gusto, fueron  las circunstancias las que nos obligaron. La gente prefería irse a Alicante o a Petrer”.

Y se acabaron los cines con pena, solo siete años después de adquirirlos, así desaparecieron los últimos  que quedaban en Elda, tras más de 70 años de cines en la ciudad. Desde entonces han pasado 15 años, largo periodo en el que han permanecido cerrados, viendo pasar el tiempo.  Y lo cierto es que el tiempo apenas ha afectado a estas grandes instalaciones, solo en el vestíbulo que conecta con las salas, pues las filtraciones de agua de la propia Plaza Mayor han dañado el techo.

Una de las opciones de que este espacio vuelva a abrir en Elda es si fuese gestionado por el Ayuntamiento para que toda la ciudad pueda disfrutar de estas instalaciones de nuevo. El Consistorio podría afrontar el coste y ofrecer un gran espacio cultural.


Los cines se encuentran en muy buen estado | Jesús Cruces.

Valle de Elda ha preguntado al respecto a la máxima autoridad en Elda, Rubén Alfaro, quien ha señalado que “desde el principio de legislatura valoramos esta opción y nunca se ha descartado". Alfaro ha afirmado que el equipo de gobierno está estudiando esta posibilidad.

Cabe recordar que ya hubo un intento por parte del Ayuntamiento de adquirir este espacio, fue en diciembre de 2009, bajo el primer mandato de Adela Pedrosa pero finalmente no pudo ser. En 2015 un joven también anunció su decisión de abrirlos, como entidad privada, pero en el último momento se echó a atrás por tener que hacer frente a su negocio familiar.

Gracia Aguado cree que “la ciudad de Elda sería la que más se beneficiaría de su apertura". Así sería un espacio cultural que disfrutaría toda la ciudad, ya que actualmente no dispone de ninguno. 

Los Cines Plaza en imágenes

img_4679
img_4697
img_4700
img_4712
img_4722
img_4727
img_4732
img_4739
img_4744
img_4756
img_4767
img_4777

Etiquetas