Imprimir
Visto: 1867
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Hoy vamos a iniciar un camino a través de los logos, marcas y direcciones de algunas fábricas de calzado que existieron en Elda y que actualmente han desaparecido. Se trata de una nueva reivindicación de la exclusiva calidad de los zapatos fabricados en nuestra ciudad y como homenaje a industriales y trabajadores de las empresas más emblemáticas de Elda. A lo largo de cada semana iremos aportando y desgranando aquellos aspectos más singulares de cada una de ellas.

"Gilesteve" fue una marca de calidad que nos hablaba de unos zapatos únicos y exclusivos de señora que fueron auténticas joyas del sector zapatero. Empresa creada en 1947, Antonio Gil Esteve, su gerente y propietario, tuvo el honor de recibir la medalla de oro de la ciudad en 1999, su fábrica estaba situada en la calle Dos de Mayo junto al mítico Cine Lys, también desaparecido. En 1988 cambió su denominación por la de "Newdolciss". Esta empresa cerró sus puertas en agosto de 2008.

Benjamín Belmonte fue un fabricante de zapatos de lujo,  la empresa se emplazaba en la calle Quijote y su última fábrica estaba situada en la actual Avenida del Mediterráneo.  Su primera marca fue "Olgui" en honor a su hija,  también "Fres-lig"  y "Marta" con el eslogan “frescos como las olas y ligeros como el viento”., trabajó con otras marcas como "Belmonte"  y "Matador". En sus tarjetas y cartas de empresa siempre figuró el Cambrillón de oro que fue el premio ganado en la primera Feria Nacional del Calzado y que se otorgó a un precioso zapato de tacón de aguja de color rojo y formando nudos en palas y enfranques.

La fábrica de Gabriel Vera García (La fábrica de Los Vera)  con un logo que recogía la maqueta de la enorme fábrica que tuvo en Elda entre las calles José María Pemán, Antonio Vera, Hilarión Eslava y Ramón Gorgé. Tenía como marca de fábrica una estrella de ocho puntas. Su andadura como fabricante la inició en un modesto local a la altura de la "fuente de los burros" (abrevadero existente en aquellos años para las caballerías, y que estaba ubicado a la altura del final de la calle Padre Manjón). Esta fábrica fue una de las primeras en exportar calzados de lujo a Europa y América en los albores del siglo XX.