SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 591
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Recreación de la gran fábrica de calzados de Rafael Romero Utrilles.

En el año 1902 la población de Elda contaba con un nutrido grupo de fábricas de calzado y algunas industrias auxiliares de fabricación de hormas, tacones, cajas de cartón y curtidos, entre otras. Ese mismo año se daba a conocer las medallas conseguidas por la firma Rafael Romero Utrilles en las Ferias de Muestras Internacionales celebradas ese mismo año en París y Londres, de esta forma se acuñaba el dicho popular "Elda, París y Londres" que nos ha acompañado desde entonces y que probablemente estaba referido a aquel imborrable acontecimiento histórico, a esos méritos contraídos por una de las fábricas de calzado de la ciudad y como frase descriptiva de la pujanza y de la fuerza de las personas que hacían posible el desarrollo económico que vivía nuestro pueblo zapatero desde entonces, y que estaba dejando atrás la penuria de la agricultura del valle, arruinada por la salinización de las aguas del río Vinalopó, como consecuencia de la desecación de la gran laguna existente, medio siglo antes, en la vecina población de Villena.

La actividad zapatera en Elda era ejemplo y guía para otros pueblos de nuestro entorno y ya se perfilaba la potencia industrial que llegaría a ser en lo que a la industria de calzado se refiere.

Portada del semanario "El Heraldo Industrial".

El semanario El Heraldo Industrial de 15 de octubre de 1902, publicado en Madrid y en el que se recogían las crónicas más importantes de diferentes sectores industriales del país, dedica un apartado a la creación del "Gremio de Fabricantes de Calzado de España", como una iniciativa llevada a cabo por los representantes de curtidos de la ciudad de Elda, aunque también habría algún empresario zapatero entre los que idearon ese grupo, y tras un llamamiento a los industriales zapateros de la época, a los que se les convocó el 7 de octubre de ese año 1902, "para que se constituyesen en asociación gremial en defensa de sus intereses".

Como era de esperar acudieron casi la totalidad de los fabricantes de calzados más importantes, entre los que se encontraban: el nombrado Rafael Romero Utrilles, José Tobar (fabricante alpargatero ilicitano que instaló una gran fábrica de calzados en Elda), José Joaquín Amat, José Martínez Sánchez, Luís Amat, Teófilo Romero (de la firma García y Romero), Bonifacio Hernández, Joaquín González, Bonifacio Pérez, Vicente Maestre, Aniceto Amat, Mariano Sempere, Pedro Ortiz  y Ventura Vera (el fundador y presidente de la fábrica de los Vera), entre muchos otros. Ese sería el primer paso serio para lo que muchos años después se convertiría en Asociación o Agrupación de Fabricantes, primero con carácter local, después provincial y más tarde nacional. La convocatoria estuvo firmada por  José Payá Vidal, que era un representante de firmas de curtidos. En aquella reunión se habló de la necesidad de crear ese "gremio", como se le llamó en principio, a lo que todos los presentes dieron su aprobación unánime.

Han pasado casi ciento veinte años de aquel primer intento de colectividad empresarial. Desde entonces han ocurrido muchas cosas, unas muy esperanzadoras. Los gestos, los esfuerzos y sacrificios de aquellos "luchadores", fueron retomados por otros, sesenta años después, y fruto de ello aparecieron las Ferias del Calzado en España.

No dudo que cada sector habrá tenido sus momentos, sus sacrificios y sus logros, pero lo que no debemos olvidar es que no hubo nada en el sector zapatero comparable con las aportaciones que a lo largo de la historia han realizado los eldenses.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: José María Amat

José María Amat Amer, es un apasionado del calzado. Como ingeniero técnico, el destino lo encaminó hacia la industria de su ciudad. Como profesor de Tecnología del Calzado, llego a conocer investigando, la industria del calzado. Publicando algunos libros sobre tecnología, artesanía y desarrollo social; siempre con el calzado como única premisa. El Museo del Calzado fue una de las realizaciones que le llevó a pasar de técnico a un apasionado del zapato. Con la mejor de las intenciones, y siempre con la pretensión de prestigiar la industria y el calzado de la ciudad de Elda, colabora en este blog para crear más amigos con inquietudes similares.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir