SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 1338
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Tratando de buscar una forma alternativa que permita a las poblaciones de nuestro valle salir de la situación adversa en la que las encuestas de población nos sitúan, no puedo por menos que sentirme optimista si aunamos todos las fuerzas en una misma dirección.

Elda suma en el tercer trimestre del año 7.308 parados, lo que supone el 35,21% de la población; Petrer 5.069 personas en paro con un porcentaje del 39,25%. Pero además las rentas de los hogares son las más bajas de España. En el caso de Elda estamos en el puesto 91 de ciudades medias de una lista con un total de 102. Por si eso fuera poco, las viviendas usadas en España alcanzan sus precios más bajos en la ciudad de Elda (la última) seguido de Almendralejos en Badajoz y Tomelloso en Ciudad Real.  

¿Qué nos está pasando? ¿Cómo es posible que hayamos descendido a las últimas posiciones cuando en tiempos era la ciudad en la que todo el mundo fijaba su atención por las rentas tan altas y el alto nivel de vida? ¿Cuánto más debemos bajar para que nuestras súplicas se conviertan en clamor? 

Ante esas cifras de desempleo, de pérdida de poder adquisitivo y de pobreza, no puede haber ninguna contemplación. Lo que no hagamos nosotros nadie lo va a intentar. Todo menos dejar pasar el tiempo. Todo menos dejar hacer a otros lo que nunca harán por nosotros.

Pero también es cierto que los eldenses hemos sabido salir de situaciones amargas y encarar el futuro con optimismo y sobre todo con valentía

En momentos como los actuales debemos recurrir a lo que tenemos más cerca y lo que de forma inmediata nos puede ayudar: nuestra actual la industria del calzado. Debemos dejarnos de metas inalcanzables e ir a los práctico, a lo positivo, a lo que tenemos al alcance de la mano. No vamos a repetir aquí lo dicho en escritos anteriores y la necesidad de un compromiso global, pero quiero recordar los momentos vividos en el año 1959, cuando Elda sufría un decaimiento con pocas salidas al mercado del calzado, quizá alguno de aquellos planteamientos nos pueda servir ahora. 

"Ante las noticias que van apareciendo de la posible creación de un escaparate que sirva para incrementar las ventas de calzado en España y en el extranjero, los gritos de ánimo se escuchan por todas partes y son los eldenses los que con sus constantes intervenciones llaman a la unidad en la lucha pos su Feria y al sacrificio, sabiendo que los beneficios para todos se nos darán por añadidura. Es una cosa tan seria que nos da un poco de miedo pensar en ella, considerar las múltiples facetas y aspectos que son susceptibles de hacer surgir en su desenvolvimiento, reflexionar sobre la honda transcendencia que su presencia puede llegar a tener para la vida económica de nuestra ciudad.

[...] Pero todas estas esperanzas están puestas en el momento en que estos sacrificios empiecen a dar sus frutos. Y como estos frutos han de alcanzar a todos los eldenses, es justo y necesario que sean también ahora los eldenses los que colaboren en la gran empresa [...]

[...] La Feria Nacional del Calzado puede y debe ser este motivo, encontrado casi por sorpresa, esa oportunidad para que Elda se asome al exterior y su nombre sea llevado, con elogioso comentario, por miles de visitantes a sus lugares de proceden.

[...] Se dará el caso maravilloso de que Elda será conocida y ensalzada, no por su belleza paisajista, no por algo que le regaló Dios al nacer, sino por algo mucho más difícil y meritorio: por el fruto de su esfuerzo y de su ingenio, por los productos de una industria que, iniciada a contrapelo de todo lo habido y por haber, se ha mantenido y ha progresado gracias al tesón y amor al trabajo de los eldenses, uno de los mayores galardones que pueden ostentar los hombres [...]".

Esto se escribió en este mismo semanario Valle de Elda, el 30 de Julio de 1960. Y estas mismas palabras cobran de nuevo actualidad. Es necesaria la unidad de todos para luchar por nuestro futuro.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: José María Amat

José María Amat Amer, es un apasionado del calzado. Como ingeniero técnico, el destino lo encaminó hacia la industria de su ciudad. Como profesor de Tecnología del Calzado, llego a conocer investigando, la industria del calzado. Publicando algunos libros sobre tecnología, artesanía y desarrollo social; siempre con el calzado como única premisa. El Museo del Calzado fue una de las realizaciones que le llevó a pasar de técnico a un apasionado del zapato. Con la mejor de las intenciones, y siempre con la pretensión de prestigiar la industria y el calzado de la ciudad de Elda, colabora en este blog para crear más amigos con inquietudes similares.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir