Imprimir
Visto: 1520
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Ayer día 4 de febrero de 2016 se cumplieron diecisiete años de la inauguración del Museo del Calzado. Un acontecimiento digno de recordar no tanto por el hecho en sí de la inauguración, sino por lo que supone de interés para la ciudad y para la industria del calzado en general.

El Museo del Calzado se concibió desde el principio como una institución de apoyo al sector zapatero español y como un lugar de encuentro del pasado y el presente de la industria del calzado, de la moda y de todo lo relacionado con las actividades zapateras, en España y en el mundo, por ello se trata de un museo internacional.

Hubo anécdotas y algunos hechos que hoy podemos repasar y recordar cómo ocurrieron. Cabe destacar el espíritu de colaboración de las poblaciones de Elda y Petrer con la cesión de cientos, de miles de piezas que hicieron desde el principio un lugar emblemático y entrañable. Recuerdos de años de trabajo de unos hombres y mujeres que del anonimato pasaron a convertirse en los verdaderos protagonistas de la vida industrial del sector a través de sus instrumentos de trabajo, sus recuerdos o sus escritos.

El museo de Elda pronto se incorporaría a la red de museos de la Generalitat Valenciana y al colectivo de muesos industriales que existen en el mundo, pero de forma apreciable, yo diría que extraordinaria, a esa primera línea de museos de calzado que casi en todos los países desarrollados existen y conservan como un enorme tesoro de su riqueza cultural y profesional.

Nuestro museo, dije anteriormente, fue objeto de una estrecha colaboración entre los ciudadanos de las dos poblaciones zapateras nombradas, no solo por lo que entregaron, sino por el esfuerzo (incluso económico) que les supuso a empresarios y particulares. Por ejemplo, en el mes de enero, a pocos días de la fecha inaugural, no teníamos vitrinas ni posibilidad de que las exprimidas arcas municipales pudieran aportar mayores cantidades económicas y la broma se subía a más de 130.000€ de ahora. ¿Cómo solucionarlo? "Pon una vitrina en tu Museo" , ese fue el eslogan y así se cubrieron nuestras necesidades. Anécdotas similares las iremos relatando más adelante. Ahora lo que corresponde es festejar esa conmemoración que, en este año, estrena nuevo Patronato. Deseamos que los frutos de esta nueva etapa se consoliden y el Museo del Calzado de Elda tenga asegurada una fructífera y larga vida.