Imprimir
Visto: 3361
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Zapato tipo bottier fabricado por la firma "Noguerón" en los años 60, prototipo de los calzados de calidad alta hechos en Elda.

Hoy vamos a tratar de la situación en la que se encuentra nuestra industria, referida a la fabricación de un tipo de calzados de mujer, de calidad media-alta.

   ¿Ha sido obra de la casualidad? ¿Qué factores han intervenido? Si analizamos el desarrollo de la industria del calzado en Elda desde aquellos lejanos años de mediados del siglo XIX podemos apreciar una evolución que pasó de aquellas grandes industrias, en las que se fabricaba zapatos de todos los tipos, a una fabricación en la que mayoritariamente se fabrican zapatos de mujer en las gamas media-alta, es decir, zapatos de calidad y diseño con una tendencia sistemática a lo que hemos venido en llamar, el calzado de lujo.

    Todas las opiniones importan. ¿Cómo es posible que en Elda no hayan enraizado esas industrias que siempre han acompañado a muchas ciudades zapateras? Me refiero a calzados deportivos, por nombrar a algunas.

    Si estudiamos con detalle las grandes empresas que han marcado los tiempos en la ciudad de Elda veremos que los éxitos siempre han venido de la mano de los calzados de mujer de alta gama. Empezando por aquellas medallas de oro conseguidas en 1902, por la empresa de Romero Utrillez y pasando, más tarde, por Los Veras, Pablo Guarinos, Paco Vera, Bellod Hermanos y Zaragoza, Felipe García Simón, Jerónimo Guill, Pascual Orgilés, Joaquín Vera "Chimo", Rafael Yuste "Fifo" y un largo etcétera, hasta llegar a Stuart Weitzman y otras marcas actuales que han situado a nuestra ciudad en el vértice de la fabricación de calzados de diseño y calidad en España.