Imprimir
Visto: 1772
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

 

Cuando he leído la noticia que aparece en el diario digital "Objetivo" de Castilla - La Mancha, por la que la ciudad de Fuensalida, especializada fundamentalmente en un tipo medio alto de calzado de hombre, va a celebrar una serie de actos para potenciar el calzado hecho en esa ciudad, he sentido una enorme frustración por lo que no he sabido transmitir en mi ciudad, en Elda, y al mismo tiempo una enorme alegría por comprobar que el proyecto que he defendido en los últimos meses y por el cual he luchado con toda la fuerza de la que he sido capaz, otros lo han entendido mejor y lo han puesto en marcha. 

Cuando una ciudad pierde empleo de forma continua y va perdiendo poder e influencia en el sector más importante que mantiene su principal industria. Cuando una población se ve amenazada. Cuando la riqueza que tanto ha costado conseguir se frena o pierde su fuerza y vigor. Cuando pasan los años y ninguna de las fórmulas dan resultado, intentar algo diferente es un deber.

Fuensalida celebrará unas jornadas para potenciar su zapato de calidad, para lanzar sus diseños y abrir sus fábricas al visitante, para dar a conocer su comercio y sus servicios, su cultura.

Enhorabuena a los ciudadanos de Fuensalida. Quizás algún día podamos conseguir algo similar para Elda y, si no es tarde, podamos enderezar el rumbo que esta ciudad lleva desde hace muchos años.