SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 5488
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Migraciones humanas en busca de caza y territorio. Según los fósiles hallados del Homo Erectus, durante el Pleistoceno medio inferior (600 mil – 275 mil años), los homínidos se extendieron a partir del África tropical, desplazándose hacia el norte de África y Europa hacia el este, hasta China, pasando por el sur de Asia.

Hoy vamos a dar comienzo a esta historia secuenciada y cronológica de lo que hemos llamado "la apasionante historia del calzado", y lo hacemos buscando los orígenes, es decir, el principio del ser humano cuando decidió, como una forma de proteger sus pies de las inclemencias climatológicas y del terreno, usar lo que conocemos por calzado que, naturalmente, al principio no serían más que fibras vegetales o pieles de animales sujetas al pie o a la pierna. 

Prácticamente ese tipo de calzado no llega hasta nuestros días más que por los hallazgos realizados en enterramientos donde las condiciones de humedad y la temperatura, han permitido mantener restos de fibras o tejidos en condiciones de poder considerarlos como calzados primitivos. Pero esa fuente pudo variar, y de hecho ha tomado nuevos caminos en función de los descubrimientos que se realizan en cada momento. Sobre el tiempo de la aparición del calzado sobre la tierra no hay coincidencia en los distintos autores, algunos hablan de 30 o 40 mil años antes de Cristo y otros, los más, sobre los diez mil; estas últimas se basan en pinturas rupestres encontradas en cuevas en España y el sur de Francia, que representan a diferentes personajes que parece que llevan unas calzas altas que cubren los pies y parte de la pierna, pero la verdad es que no se han hallado restos de esta época del Paleolítico Superior y todo está basado en indicios y aplicando la lógica.

Pinturas rupestres que evidencian un tipo de vestimenta.

La palabra “zapato” tiene un origen que plantea dudas y controversias. El académico Joan Corominas en su Diccionario Etimológico de la Lengua Castellana sostiene la hipótesis de que la palabra “zapato” puede ser una onomatopeya, ¡tsap! Del ruido del que pisa fuerte; también los vascos utilizan la palabra “zapaldú” por aplastar o “zaplada” por paso o zancada. La palabra empleada por los mozárabes “chiflata” significaba zapato de agua. Podríamos considerar que la palabra “zapato” puede deberse a una acepción de esas otras palabras.

El proceso de evolución del ser humano trae la idea de que el calzado quizás no fuese siquiera empleado por el hombre en sus principios, ya que el ser humano, si procedía de una evolución de otros seres inferiores, tendría las plantas de los pies preparadas para soportar las inclemencias climatológicas y físicas de los terrenos en los que se desarrollaba. Con respecto a aquellos que creen en lo que se escribe en el Antiguo Testamento, si el hombre y la mujer se crearon a imagen y semejanza de Dios, el ser humano primitivo requeriría algún tipo de protección para sus pies. 

El calzado más antiguo hallado en Armenia con 5.500 años de antigüedad.

En el año 1991 en el que se descubrió lo que sería el calzado más antiguo y que data de 3.500 años a.C., sin embargo sabemos que este proviene de mucho antes, desde que el ser humano habitó la tierra y de hecho se han ido descubriendo calzados.  El calzado de Ötzi, el "hombre de hielo", que fue descubierto por una pareja de montañeros alemanes, Helmuk y Erika Simon, en un paraje de los Alpes austriacos pertenecía a un varón conservado bajo el hielo. Sometidos a la prueba del carbono 14, en dos laboratorios diferentes en Zurich y Oxford, se registró como perteneciente a la fecha entre 3.300 y 3.200 a.C. y llevan el nombre de Ötzi, por haberse descubierto en los Alpes de Ötztal. Hubo incluso falsos descubrimientos (8.000 años a.C. descubiertos en EE.UU.) que en principio se dieron por buenos pero que sometidos a la prueba del carbono 14, cuando esta técnica se empezó a aplicar, se comprobó que no eran tan antiguos.

Descubrimiento del "hombre de hielo". Calzado de Ötzi con heno para proteger los pies .

Los antropólogos no pierden la esperanza de seguir hallando restos que nos acerquen más a la fecha en la que el ser humano empezó a utilizar el calzado.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: José María Amat

José María Amat Amer, es un apasionado del calzado. Como ingeniero técnico, el destino lo encaminó hacia la industria de su ciudad. Como profesor de Tecnología del Calzado, llego a conocer investigando, la industria del calzado. Publicando algunos libros sobre tecnología, artesanía y desarrollo social; siempre con el calzado como única premisa. El Museo del Calzado fue una de las realizaciones que le llevó a pasar de técnico a un apasionado del zapato. Con la mejor de las intenciones, y siempre con la pretensión de prestigiar la industria y el calzado de la ciudad de Elda, colabora en este blog para crear más amigos con inquietudes similares.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir