SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956

Calzado

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Esta respuesta de nuestro zapato a uno de los más importantes escaparates del mundo, la Feria de Milán, aún siendo aceptable, no es lo deseable. Se destaca que de 193 expositores españoles, 16 son eldenses, es decir, menos del 10%. Si analizamos la presencia de industriales de Elche que llegó a 66 firmas presentes, y tenemos en cuenta que en este tipo de feria, de carácter internacional, se compite fundamentalmente en un determinado calzado, en el que priman los parámetros de calidad y diseño, encontramos totalmente insuficiente la participación de nuestra provincia, pero especialmente la de Elda, atendiendo al tipo de fabricación que se realiza en la ciudad y los mercados a los que se pretende acceder.

Hemos dejado perder nuestra única feria de calzados de España, MOMAD SHOE, y se nos anuncia un nuevo proyecto del que por el momento no sabemos nada.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Zapato fabricado por la firma Noguerón en los años 60 y con hechuras manuales | Museo del Calzado.

Estamos acostumbrados a escuchar esa frase de "Elda, París y Londres" que desde hace más de siglo y medio acompaña a los zapatos fabricados en esta ciudad. Sin embargo, nos paramos poco en hacer un análisis retrospectivo del proceso de calidad que ha llevado a nuestro calzado a ser considerado uno de los más perfectos y valiosos del mundo.

No es cuestión de hace unos días, la apuesta por la calidad viene de más de siglo y medio atrás. El zapato que se hace en Elda es producto de un largo proceso en el que han intervenido muchos factores y muchas personas, desde trabajadores (masculinos y femeninos) hasta empresarios, sin excluir a otras personas y empresas, que no interviniendo de forma directa en el zapato, se han encargado a lo largo de los años en potenciar sus cualidades y hacer valer sus calidades.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Cuando acabamos de celebrar la entrega del premio a la "Mujer Mejor Calzada de España", me fluyen recuerdos de ese mismo acontecimiento en los primeros años de su implantación. Entonces no se rodeaban esos actos de tanta pompa y solemnidad, la sencillez primaba sobre la ostentación, cosa que entiendo ha ganado en popularidad y poder mediático.           

Ana Rosa Quintana fue la primera "Mejor Calzada" y por ser el inicio de estos premios, la ilusión del momento era muy distinta, el nerviosismo por la improvisación en este tipo de actos, la firme voluntad de que la presentadora de televisión se llevase una buena impresión de Elda, esas eran nuestras principales preocupaciones. La premiada del año 2000 cumplió con nuestras expectativas y al final de la noche, en un taxi, mi esposa María Teresa la acompañó hasta el Hotel Meliá en Alicante. Ana Rosa estuvo espléndida y como siempre simpática y atractiva, acababa de publicar su primer libro y explicó algunos pormenores de esta publicación y su repercusión.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Una de las empresas más prestigiosas de la época, recibiría el título de “Empresa Modelo de la Seguridad Social” y “Medalla de plata en el trabajo a título individual”, y no era para menos. La Empresa Felipe Peñataro Sanchís y Hermano, fundada en el año 1930 y emplazada entre las calles Padre Manjón, San José y Emilio Rico, ocupando casi toda la manzana, había tenido una trayectoria verdaderamente ejemplar. Con 150 trabajadores en plantilla, esta industria fabricaba calzado para niño y chicarro, bajo el nombre de marca “Vite”. Además de crear una patente avanzada en vulcanizado, realizó una gran labor social: construyó viviendas sociales para los trabajadores menos desfavorecidos, creó un sistema de ahorro por pietaje, impulsó un sistema de incentivos por productividad, realizó un sistema propio de previsión social, la empresa asumía el costo de la cuota obrera por la Seguridad Social, facilitó la obtención del Certificado de Estudios Primarios reduciendo horarios a los trabajadores que carecían de él, entre otras obras asistenciales. Los hermanos Felipe y José Peñataro podrían servir de ejemplo de un empresariado moderno y ambicioso para su época. Esta empresa merece ser recordada por su ejemplaridad, debiendo constar en el cuadro de honor de la historia de las industrias del calzado de nuestra ciudad.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Rafael Sirvent Cantó fue un industrial de éxito que fabricó zapatos de mujer de alta moda y fantasía y que exportó a todo el mundo el buen nombre de Elda y su forma de hacer el calzado de mujer de alta gama. La marca Tudi era sinónimo de alta costura para los pies o "alto estilo femenino", como la empresa anunciaba.

Esta fábrica tuvo diversos emplazamientos dentro del casco urbano de Elda, hasta ocupar una nave industrial en la actual Avenida del Mediterráneo (antigua carretera de Alicante) donde más tarde se instalaría, reformaría y ampliaría el espacio otra firma de prestigio que todavía hoy perdura para orgullo de los eldenses, Paco Herrero.

Rafael Sirvent fue un enamorado de su ciudad, de su industria, y luchó prácticamente hasta su fallecimiento por la unidad del sector zapatero en la ciudad y la consecución de grandes logros para Elda.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

La fábrica de Gomez Rivas estaba formada por unas naves industriales entre las calles General Varela (actualmente Antonino Vera) y José María Pemán, donde tenía su fachada más larga y la puerta principal, con más de 1.800 m2 de superficie construida. Llegó a alcanzar una plantilla de casi 100 trabajadores. La marca de fábrica fue "Rivas". Su propietario, Juan Gómez Rivas, fue una persona muy popular en Elda, ocupando varios cargos en la vida sindical del sector y la actividad política de la ciudad.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

La semana pasada se aprobó ese acuerdo entre todos los grupos políticos del Ayuntamiento de Elda, a propuesta del partido político Ciudadanos, para ampliar el polígono industrial Campo Alto y de esta forma tener suelo disponible para grandes empresas que pudieran ubicarse en el término municipal.  Estos planteamientos son muy válidos pero me temo que no son en absoluto efectivos si no van acompañados de algo más. Por otra parte, cabe recordar que en poblaciones con ubicaciones idóneas, hay polígonos industriales con ocupaciones de suelo al 10%, como es el caso de Monforte del Cid sin ir más lejos.  

Lo verdaderamente difícil es la diversificación industrial que todos los pueblos con industrias mayoritariamente de un tipo determinado, pretenden para evitar los problemas que conlleva depender de una sola actividad industrial, como es el caso de Elda.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Recreación de la gran fábrica de calzados de Rafael Romero Utrilles.

En el año 1902 la población de Elda contaba con un nutrido grupo de fábricas de calzado y algunas industrias auxiliares de fabricación de hormas, tacones, cajas de cartón y curtidos, entre otras. Ese mismo año se daba a conocer las medallas conseguidas por la firma Rafael Romero Utrilles en las Ferias de Muestras Internacionales celebradas ese mismo año en París y Londres, de esta forma se acuñaba el dicho popular "Elda, París y Londres" que nos ha acompañado desde entonces y que probablemente estaba referido a aquel imborrable acontecimiento histórico, a esos méritos contraídos por una de las fábricas de calzado de la ciudad y como frase descriptiva de la pujanza y de la fuerza de las personas que hacían posible el desarrollo económico que vivía nuestro pueblo zapatero desde entonces, y que estaba dejando atrás la penuria de la agricultura del valle, arruinada por la salinización de las aguas del río Vinalopó, como consecuencia de la desecación de la gran laguna existente, medio siglo antes, en la vecina población de Villena.

La actividad zapatera en Elda era ejemplo y guía para otros pueblos de nuestro entorno y ya se perfilaba la potencia industrial que llegaría a ser en lo que a la industria de calzado se refiere.

Portada del semanario "El Heraldo Industrial".

El semanario El Heraldo Industrial de 15 de octubre de 1902, publicado en Madrid y en el que se recogían las crónicas más importantes de diferentes sectores industriales del país, dedica un apartado a la creación del "Gremio de Fabricantes de Calzado de España", como una iniciativa llevada a cabo por los representantes de curtidos de la ciudad de Elda, aunque también habría algún empresario zapatero entre los que idearon ese grupo, y tras un llamamiento a los industriales zapateros de la época, a los que se les convocó el 7 de octubre de ese año 1902, "para que se constituyesen en asociación gremial en defensa de sus intereses".

Como era de esperar acudieron casi la totalidad de los fabricantes de calzados más importantes, entre los que se encontraban: el nombrado Rafael Romero Utrilles, José Tobar (fabricante alpargatero ilicitano que instaló una gran fábrica de calzados en Elda), José Joaquín Amat, José Martínez Sánchez, Luís Amat, Teófilo Romero (de la firma García y Romero), Bonifacio Hernández, Joaquín González, Bonifacio Pérez, Vicente Maestre, Aniceto Amat, Mariano Sempere, Pedro Ortiz  y Ventura Vera (el fundador y presidente de la fábrica de los Vera), entre muchos otros. Ese sería el primer paso serio para lo que muchos años después se convertiría en Asociación o Agrupación de Fabricantes, primero con carácter local, después provincial y más tarde nacional. La convocatoria estuvo firmada por  José Payá Vidal, que era un representante de firmas de curtidos. En aquella reunión se habló de la necesidad de crear ese "gremio", como se le llamó en principio, a lo que todos los presentes dieron su aprobación unánime.

Han pasado casi ciento veinte años de aquel primer intento de colectividad empresarial. Desde entonces han ocurrido muchas cosas, unas muy esperanzadoras. Los gestos, los esfuerzos y sacrificios de aquellos "luchadores", fueron retomados por otros, sesenta años después, y fruto de ello aparecieron las Ferias del Calzado en España.

No dudo que cada sector habrá tenido sus momentos, sus sacrificios y sus logros, pero lo que no debemos olvidar es que no hubo nada en el sector zapatero comparable con las aportaciones que a lo largo de la historia han realizado los eldenses.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

 

La gran fábrica de Rodolfo Guarinos Vera data desde 1902, si bien años antes comenzaría una más modesta fábrica a nombre del padre y fundador Juan José Guarinos Vidal. Estaba construida en el final de la actual calle Purísima, en la zona conocida como "Portal del Ángel" con fachada a la calle Gonzalo Sempere.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Un castillo entre dos ramas de laurel rematadas por una estrella de seis puntas, era la marca registrada de la fábrica de calzados de señora de Florencio Sánchez Valero, un industrial que fabricó zapatos en Elda antes de la Guerra Civil. La fábrica estaba ubicada en la calle Maestro Rafael Ayala y no tenemos constancia de que tras la contienda volviese a fabricar con la misma marca.

Acerca del autor

Autor: José María Amat

José María Amat Amer, es un apasionado del calzado. Como ingeniero técnico, el destino lo encaminó hacia la industria de su ciudad. Como profesor de Tecnología del Calzado, llego a conocer investigando, la industria del calzado. Publicando algunos libros sobre tecnología, artesanía y desarrollo social; siempre con el calzado como única premisa. El Museo del Calzado fue una de las realizaciones que le llevó a pasar de técnico a un apasionado del zapato. Con la mejor de las intenciones, y siempre con la pretensión de prestigiar la industria y el calzado de la ciudad de Elda, colabora en este blog para crear más amigos con inquietudes similares.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir