SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956

Crónicas Eldenses

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Dicen que las personas demuestran su grandeza en los momentos difíciles. Y en las peores circunstancias de la historia de España durante el siglo XX le tocó gobernar el Ayuntamiento a Manuel Bellot Orgilés, alcalde de Elda entre agosto de 1936 y julio de 1938.

Un miércoles 26 de agosto de 1936, reunido en sesión extraordinaria el Consejo Municipal eldense (denominación de los ayuntamientos en la zona republicana durante la guerra civil) Manuel Bellot Orgilés es elegido presidente del mismo. Corporación municipal que venía a sustituir la que había dirigido hasta julio de 1936 el ayuntamiento eldense, presidida por Vicente Gil Navarro, quien, al igual que la mayor parte de autoridades que permanecieron fieles a la República, se vieron superados por los acontecimientos y la violencia desatada por las organizaciones sindicales, a pesar de los intentos del gobierno republicano de impedir asesinatos, saqueos, expolios e incendios de edificios religiosos.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Vista aérea del barrio de San Francisco de Sales, en construcción.

Un viernes 21 de agosto de 54 años nacían nuevas calles en Elda. Un total de 31 calles eldenses festejan hoy su bautizo como tales. 

Tras el fuerte crecimiento demográfico de la década de los años cincuenta del siglo XX que permitió pasar a Elda de una población de 20.669 personas en 1950 a los 28.751 habitantes en 1960; la década de los años sesenta supuso una aceleración en la llegada de personas y familias a Elda atraídas por el desarrollo de la industria del calzado. Así, en una sola década (1960-1970) nuestra ciudad experimentó un crecimiento poblacional próximo al 50 %, pasando de los 28.751 habitantes censados al inicio de la década a los 41.511 eldenses censados en 1970.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Un 17 de agosto de 1738 fallecía Gonzalo Arias-Dávila y Coloma, conde de Puñonrosto y VII conde de Elda, primero del linaje castellano que ostentó el condado de Elda. Gonzalo Arias-Dávila era hijo de Juan Arias-Dávila Pacheco, VI conde de Puñonrostro, y de María Manuela Coloma (1638-1716), hija de Juan Andrés Coloma, IV conde de Elda, y de Isabel Francisca Pujades y Borja, II condesa de Ana. Como nieto, sobrino y primo hermano de los condes de Elda, y agotada la descendencia directa masculina del linaje Coloma, recibió por vía materna los derechos sucesorios a los condados de Elda y Anna.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Casa construida por Pedro Juan y Amat en 1865, conocida popularmente como "Casa de las Beltranas".

Aparte de haber dado a conocer en los mercados de Madrid los excelentes vinos y aceites de Elda, a Pedro Juan y Amat le debemos una de las grandes casas de la que todos los eldenses nos sentimos orgullos: la Casa de las Beltranas.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Cardenal Antonio Despuig y Dameto (1745-1813). Grabado de de Pietro Bettelini (1763-1829) - Biblioteca Digital Hispánica, Dominio público.

A punto de cumplir los 500 años de existencia, la iglesia de Santa Ana, de Elda, atesora una larga historia estrechamente vinculada a la propia historia de la villa y ciudad de Elda. Una parte de esa historia fueron las visitas de ilustres personajes que por ella pasaron y que a ella dedicaron gracias, honores y privilegios. Uno de ellos fue la visita del cardenal Despuig.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Hoy hace 714 años, la villa de Elda se incorporaba de pleno derecho al reino de Valencia y por extensión a la Corona de Aragón. Desde la conquista cristiana en 1244-1245 y su incorporación como parte del emirato andalusí de Murcia a la corona de Castilla y hasta 1296, Elda y todas las villas y lugares del Vinalopó siguieron siendo reino de Murcia.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Recreación del acceso al castillo de Elda en el siglo XIII.

Un 4 de agosto de 1253, Sancho Sánchez Mazuelo y su esposa María González, señores de Caudete, firmaban con Pelayo Pérez Correa, maestre de la Orden de Santiago, un convenio para intercambiar propiedades y señoríos en el recién conquistado reino de Murcia. Elda y su distrito formaban parte del cambio.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Vista de la iglesia parroquial de Santa Ana desde la plaza de Topete, hacia el año 1929.

Aun cercano en el recuerdo quedaba el asalto y tentativa de incendio sufrida por la iglesia de Santa Ana de Elda, el 11 de mayo de 1931, a los escasos 25 días de la proclamación de la República, cuando tras el golpe de estado perpetrado por varios generales del ejército el 18 de julio, la violencia descontrolada puso fuera de juego al estado de derecho.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Vista del chalet y fábrica de Pedro Bellod desde la calle Jardines.

Hoy hace 64 años, cerraba una de los buques insignia de la industria del calzado en Elda durante la primera mitad del siglo XX. Un 20 de julio de 1954 la empresa “Pedro Bellod, S.A.”, mediante un cartel en la puerta, anunciaba a sus trabajadores el cierre definitivo.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Las Trescientas Viviendas en 1960 | Cefire.

Elda encaraba la recta final de la década de los años del siglo XX con la meta de superar los 25.000 habitantes. La boyante industria del calzado atraía cada año a centenares de personas que se naturalizaban como eldenses. Crecimiento demográfico que obligó a la administración pública a promover viviendas sociales para complementar a la iniciativa privada.

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir