SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956

Crónicas Eldenses

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Número de 25 de febrero de 1910 del periódico “El Socialista”, donde se da la noticia de la nueva incorporación de la Agrupación Socialista de Elda en el seno del PSOE.

Desde que un 2 de mayo de 1879 Pablo Iglesias Posse, tipógrafo de profesión, fundara en Madrid el Partido Socialista Obrero Español, pronto se inició una lenta pero continua expansión de agrupaciones locales socialistas por todo el territorio nacional.

Sin embargo, el atraso de la sociedad española y el frágil desarrollo industrial del país, así como la fuerza del anarquismo y el anarcosindicalismo entre los sectores del proletariado industrial, explican la poca relevancia que tuvo el PSOE en los primeros años de su fundación.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

 

Felipe Carlos Osorio y Castelví, conde de Cervellón, Elda y Anna.

Hace 260 años, un jueves 19 de octubre de 1758, nacía en la Granja de San Idelfonso, Felipe Carlos Osorio y Castelví, quién con el paso del tiempo llegaría a ser por herencia materna, XIII conde de Elda entre otros muchos títulos nobiliarios.

Hijo de Laura María Castelví y Mercader, VI condesa de Cervellón y III marquesa de Villatorcas y de Antonio Osorio y Guzmán, Felipe Carlos sucedió a su madre al frente de la casa condal de Cervellón en 1799, al fallecimiento de ésta a los 81 años de edad.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Vista de la ciudad y castillo de Alicante en 1609

A lo largo de los siglos XVI y XVII, y durante casi 150 años, el castillo de Alicante estuvo ligado estrechamente a los condes de Elda . Desde que en diciembre de 1561, Juan Coloma , señor de Elda, fue nombrado alcaide de la fortaleza alicantina por Felipe II , en pago a sus continuos servicios militares a la monarquía filipina, y salvo alguna excepción de unos pocos años (1639-1647), los alcaides del castillo de Alicante fueron bien los titulares del señorío y condado de Elda o bien miembros destacados de la familia condal. Así, a Juan Coloma, I conde de Elda, le sucedieron su hijo Francisco Coloma y posteriormente Antonio Coloma , II conde; y, Juan Coloma , III conde de Elda.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Boda al pie del altar principal de la capilla de la Virgen de la Salud. Década de los años 20 del siglo XX.

Al disputar el alba, la noticia corrió como la pólvora. La Elda fiel a las tradiciones seculares se levantó conmocionada, al albor del martes 20 de septiembre de 1932, cuando se conoció la noticia del robo cometido en la iglesia parroquial de Santa Ana.

Aprovechando la oscuridad de las altas horas nocturnas, se perpetró un robo que muchos tildaron de sacrilegio, pues afectó a la imagen más querida y respetada por todos los eldenses durante los últimos siglos: la Virgen de la Salud.

Hacía escasos días que la novena de las Fiestas Mayores de ese año de 1932 había terminado. La talla de la Virgen había sido devuelta al altar que presidía la capilla de la Virgen, situada en el lado del Evangelio de aquel templo parroquial inaugurado solemnemente un 25 de diciembre de 1799 y ricamente decorado por los desvelos de cura párroco Gonzalo Sempere durante las décadas centrales del siglo XIX.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Revistas de Fallas del cambio de junio a septiembre.

Queda lejano aquel 16 de marzo de 1977 cuando los representantes de las comisiones falleras eldenses reunidas con el Ayuntamiento plantearon a Francisco Sogorb Gómez, alcalde de Elda, el traslado de las Fallas de Elda a septiembre, a continuación de las Fiestas Mayores. Propuesta aceptada y materializada ese mismo año, que por primera vez desde el año 1949 veía pasar la festividad de San Pedro, apóstol, sin pena ni gloria y sin los monumentos falleros erigidos en diversas calles de Elda.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Un viernes, 2 de septiembre de 1904, hoy hace 114 años, el ayuntamiento de la nueva y flamante ciudad de Elda nombraba a Antonio Maura, presidente del Consejo de Ministros, como “Hijo Adoptivo de la Ciudad de Elda”.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

El apreciado lector que sigue estas Crónicas Eldenses estará ya acostumbrado a la conmemoración y recuerdo del nacimiento, defunción o paso por Elda de personajes célebres o vinculados de un modo u otro a la historia de nuestra ciudad. Sin embargo, hay una larga lista de personas nacidas en Elda que, a la par que apenas conocidas, su trayectoria vital es sumo interesante y de la cual solo conocemos escasos datos.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Dicen que las personas demuestran su grandeza en los momentos difíciles. Y en las peores circunstancias de la historia de España durante el siglo XX le tocó gobernar el Ayuntamiento a Manuel Bellot Orgilés, alcalde de Elda entre agosto de 1936 y julio de 1938.

Un miércoles 26 de agosto de 1936, reunido en sesión extraordinaria el Consejo Municipal eldense (denominación de los ayuntamientos en la zona republicana durante la guerra civil) Manuel Bellot Orgilés es elegido presidente del mismo. Corporación municipal que venía a sustituir la que había dirigido hasta julio de 1936 el ayuntamiento eldense, presidida por Vicente Gil Navarro, quien, al igual que la mayor parte de autoridades que permanecieron fieles a la República, se vieron superados por los acontecimientos y la violencia desatada por las organizaciones sindicales, a pesar de los intentos del gobierno republicano de impedir asesinatos, saqueos, expolios e incendios de edificios religiosos.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Vista aérea del barrio de San Francisco de Sales, en construcción.

Un viernes 21 de agosto de 54 años nacían nuevas calles en Elda. Un total de 31 calles eldenses festejan hoy su bautizo como tales. 

Tras el fuerte crecimiento demográfico de la década de los años cincuenta del siglo XX que permitió pasar a Elda de una población de 20.669 personas en 1950 a los 28.751 habitantes en 1960; la década de los años sesenta supuso una aceleración en la llegada de personas y familias a Elda atraídas por el desarrollo de la industria del calzado. Así, en una sola década (1960-1970) nuestra ciudad experimentó un crecimiento poblacional próximo al 50 %, pasando de los 28.751 habitantes censados al inicio de la década a los 41.511 eldenses censados en 1970.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Un 17 de agosto de 1738 fallecía Gonzalo Arias-Dávila y Coloma, conde de Puñonrosto y VII conde de Elda, primero del linaje castellano que ostentó el condado de Elda. Gonzalo Arias-Dávila era hijo de Juan Arias-Dávila Pacheco, VI conde de Puñonrostro, y de María Manuela Coloma (1638-1716), hija de Juan Andrés Coloma, IV conde de Elda, y de Isabel Francisca Pujades y Borja, II condesa de Ana. Como nieto, sobrino y primo hermano de los condes de Elda, y agotada la descendencia directa masculina del linaje Coloma, recibió por vía materna los derechos sucesorios a los condados de Elda y Anna.

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir