SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956

Crónicas Eldenses

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Hoy hace 714 años, la villa de Elda se incorporaba de pleno derecho al reino de Valencia y por extensión a la Corona de Aragón. Desde la conquista cristiana en 1244-1245 y su incorporación como parte del emirato andalusí de Murcia a la corona de Castilla y hasta 1296, Elda y todas las villas y lugares del Vinalopó siguieron siendo reino de Murcia.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Recreación del acceso al castillo de Elda en el siglo XIII.

Un 4 de agosto de 1253, Sancho Sánchez Mazuelo y su esposa María González, señores de Caudete, firmaban con Pelayo Pérez Correa, maestre de la Orden de Santiago, un convenio para intercambiar propiedades y señoríos en el recién conquistado reino de Murcia. Elda y su distrito formaban parte del cambio.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Vista de la iglesia parroquial de Santa Ana desde la plaza de Topete, hacia el año 1929.

Aun cercano en el recuerdo quedaba el asalto y tentativa de incendio sufrida por la iglesia de Santa Ana de Elda, el 11 de mayo de 1931, a los escasos 25 días de la proclamación de la República, cuando tras el golpe de estado perpetrado por varios generales del ejército el 18 de julio, la violencia descontrolada puso fuera de juego al estado de derecho.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Vista del chalet y fábrica de Pedro Bellod desde la calle Jardines.

Hoy hace 64 años, cerraba una de los buques insignia de la industria del calzado en Elda durante la primera mitad del siglo XX. Un 20 de julio de 1954 la empresa “Pedro Bellod, S.A.”, mediante un cartel en la puerta, anunciaba a sus trabajadores el cierre definitivo.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Las Trescientas Viviendas en 1960 | Cefire.

Elda encaraba la recta final de la década de los años del siglo XX con la meta de superar los 25.000 habitantes. La boyante industria del calzado atraía cada año a centenares de personas que se naturalizaban como eldenses. Crecimiento demográfico que obligó a la administración pública a promover viviendas sociales para complementar a la iniciativa privada.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Vista panorámica de la conurbación Elda-Petrer desde el castillo de Petrer | Jesús Cruces.

Al escaso mes y medio de haber sido rechazada la primera propuesta de fusión de los municipios de Elda y Petrer que el ayuntamiento de la primera realizó el 12 de mayo de 1969 al ayuntamiento de la segunda; el 7 de julio de ese mismo año, el ayuntamiento eldense, presidido por Antonio Porta, vuelve a proponer al ayuntamiento petrerense, presidido por Pedro Herrero, que se estudie con detenimiento el proyecto de unión, en condiciones de igualdad, de ambos municipios. Propuesta en la que se desistía de cualquier intento de promover la segregación de una parte del término municipal de Petrer para su agregación a Elda, y en la que se apelaba al bienestar y prosperidad de los vecinos de ambos pueblos.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Emérito Maestre, alcalde de Elda entre abril y julio de 1931.

Pocos meses duró la euforia republicana en Elda tras las elecciones municipales del 14 de abril de 1931, en la que la aplastante victoria de la conjunción republicano-socialista llevó a la alcaldía de Elda al empresario Emérito Maestre, como el concejal más votado al haber alcanzado los 845 votos, seguido a escasa distancia por José Ruano López, con 839 votos.

Sin embargo, aquella rotunda mayoría absoluta pronto trocó en inestabilidad política antes las disensiones internas y discrepancias personales e ideológicas entre los miembros de la nueva corporación republicana.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Corría el año 1927, la dictadura del general Primo de Rivera (1923-1930) ya había dado el paso hacia la institucionalización del régimen con la constitución del Directorio Civil. Elda inició el año con el inesperado fallecimiento del alcalde Francisco López Pérez, quién moría el 29 de enero de 1927 ostentando la alcaldía eldense.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Corría la primavera del A.D. de 1296, el reino castellano de Murcia había sido invadido por Jaime II de Aragón y el monarca aragonés se esforzaba por consolidar su conquista, tanto por la fuerza de las armas como por atraerse a su causa a los diferentes señores feudales propietario de señoríos, antes vasallos de Fernando IV de Castilla y que ahora tenían que reconocer y rendir acto de pleitesía al rey de Aragón; así como a las gentes, en especial a la mayoría musulmana de la mayor parte de las poblaciones mudéjares conquistadas.

Elda y Novelda pertenecían  por entonces a Violante Manuel. A la muerte del infante Manuel (1283), señor del extenso señorío de Villena, ambas poblaciones del Valle Medio del Vinalopó fueron legadas, por voluntad testamentaria, a su hija Violante; siendo separadas del resto del señorío manuelino que pasó a propiedad de su hermastro don Juan Manuel y conformando un señorío aparte.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Gigantes y cabezudos eldenses en 1922, en la esquina de la calle Barberán y Collar con la calle Jardines.

Paréceme que oigo las marchas de nuestra música popular, que veo las danzas de nuestros gigantones monstruosos, … Así relataba nuestro paisano más ilustre, don Emilio Castelar sus recuerdos de infancia por las calles de Elda con motivo de las festividad del Corpus Christi.

Cronistas, trovadores populares y periodistas nos aportan datos sobre la antigüedad de la celebración de Corpus y de la presencia de los Gigantes y Cabezudos por las calles de Elda, como mínimo desde mediados del siglo XIX.

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir