SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956

Crónicas Eldenses

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Imagen del rey Alfonso V “El Magnánimo”

Corría el Anno Domini de 1426. Hacía escasos 2 años que Ximén Pérez de Corella, copero de Alfonso V de Aragón había comprado la baronía de Elda (Elda-Salinas) a la reina viuda, Violante de Bar, por la inmensa suma de 43.000 florines de oro de Aragón. Pronto se procuró este caballero de la corte del Magnánimo de los favores reales para favorecer sus posesiones meridionales del reino de Valencia para que éstas prosperaran y le produjeran sustanciosos ingresos económicos.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
El maestro Ramón Gorgé al frente de la Banda “Santa Cecilia” en el jardín del Casino Eldense, en 1908

Hace 92 años Elda perdía a uno de sus hijos mas ilustres. Un martes, 1 de septiembre de 1925, cerraba sus ojos el músico, maestro y director de la banda “Santa Cecilia” D. Ramón Gorgé. Vinculado y asentado en Elda desde finales del siglo XIX, el maestro Ramón Gorgé (1853-1925) fue una figura trascendental en el panorama cultural y musical de la Elda de entre siglos.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Juan Serrano Martínez. Foto cedida por Antonio Juan.

La historia de todos los pueblos y ciudades está repleta de historias particulares y de particulares con historia que, por lo habitual, no son objeto de estudio por los historiadores dado que no protagonizan ni hechos políticos, sociales, económicos o culturales. Pero que, sin embargo, forman parte de nuestra historia como comunidad, pues por su actividad, su personalidad, su dedicación y afición han conseguido dejar huella, de un tipo u otro, en todos nosotros.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Vista aérea del núcleo urbano de Elda en 1956. El eje Gran Avenida-Padre Manjón cruza la imagen de lado a lado. En paralelo, y en el centro de la foto, la gran rotonda de la Farola vislumbra la continuidad de la actual calle Pablo Iglesias hacia Petrer, así como la continuación de la avenida Reina Victoria.

Corría el año 1952. España se alejaba de la peor de la guerra civiles de los últimos 150 años. Los españoles, cargados de tragedias personales y colectivas, tenían hambre de trabajo, de progreso y de futuro. Gracias a la industria del calzado, Elda se convertía en uno más de los motores industriales de desarrollo que, al mismo tiempo, acercaban a España al mundo occidental. Desarrollo industrial que atrajo a Elda a familias enteras de otras poblaciones de la provincia de Alicante, así como de Albacete, Murcia, Granada, Almería, etc. Crecimiento demográfico que permitió alcanzar en 1950 los 20.669 habitantes. Año tras año se construían más viviendas y se abrían nuevas calles. Elda iniciaba, de forma moderada, un crecimiento desenfrenado que alcanzó su cénit durante la década de los años 60 del siglo XX. La ciudad, agotado su crecimiento hacia el Este, por haber alcanzado el término municipal de Petrer con los barrios del Progreso y de la Fraternidad, se expandía sobre la huerta y tierras de cultivo que la rodeaban.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Niños en la fuente de los seis chorros abajo del Matadero (1913)

Un caluroso domingo 17 de agosto de hace 104 años (1913), Elda inauguraba un nuevo punto de abastecimiento de agua para la población. Situada al final del Altico de San Miguel, frente a la calle Almazaras, en lo que hoy es el final de la calle Luis Buñuel, la fuente de San Joaquín venía a paliar las necesidades de agua de una población que ya alcanzaba los 8.000 habitantes.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

En el mes de agosto de hace 100 años, Elda participó de forma activa en la huelga general que, con tintes revolucionarios, se extendió por los principales puntos industriales de España durante la semana central del mes de agosto de 1917.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Vista del vallado del Coliseo España desde el cual fueron tiroteados los guardias civiles

No hacía ni tan siquiera un mes del estallido de la más cruenta guerra que ha sufrido España en toda su historia, cuando un 13 de agosto, pero de hace 81 años, la violencia volvió a desatarse en Elda. En la calurosa tarde de aquel jueves de agosto de 1936 un cabo y cuatro números del puesto de la Guardia Civil, de Elda, fueron abatidos a tiros en pleno centro de la ciudad, en la actual calle Jardines, frente a la Plaza Mayor, en lo que fue el Coliseo España.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Luis Abad Navarro (1882-1936)

Hoy hace 81 años, un caluroso martes 11 de agosto de 1936, el cuerpo sin vida del cura párroco de Elda, don Luis Abad Navarro, apareció en la cuneta del Camino Viejo de Elda a Petrer.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

A lo largo de la historia de Elda varios reyes de Aragón, Castilla y España han estado, visitado o han pasado por nuestra ciudad. Hoy precisamente hace 529 años, corría el Anno Domino de 1488, Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla visitan la villa de Elda, por entonces propiedad de Joan Roiç de Corella y de Moncada, III conde de Cocentaina y señor de las baronías de Elda y Petrer.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

A lo largo del siglo XIX el cólera azotó repetidamente España. Por su origen en el delta del río Ganges (India), fue denominado comúnmente como “cólera morbo asiático”. La proliferación y expansión del bacilo Vibrio cholerae, propagado con mayor facilidad en países de clima cálido y templado, generó varias pandemias coléricas que afectaron a España en 1833-1834, 1854-1855, 1865, 1884-1885, e incluso con brotes más recientes en 1911, 1971 y 1979. Siendo estos últimos cuasi ocultados por las autoridades ante el miedo atávico a la enfermedad.

El contagio y propagación del cólera se produce, por lo general, en contextos de insalubridad, hacinamiento de la población y falta de servicios sanitarios como alcantarillado, agua corriente y control sanitario de los alimentos. La contaminación de las aguas de las fuentes del agua buena, y con ellas las de los alimentos y ropas, así como de los aljibes por las filtraciones de los pozos negros o fosas sépticas propagaban con suma rapidez la enfermedad. Con un periodo de incubación de uno o dos días, la enfermedad se manifiesta con vómitos, retortijones, calambres musculares, pero sobre todo con una diarrea excesiva con heces líquidas, sin apenas fiebre. La muerte se produce en menos de una semana por deshidratación del organismo.

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir