SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 536
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Desde que en 1847 tocara por primera vez un premio de la Lotería Moderna (act. Lotería Nacional), durante el siglo XIX Elda había sido agraciada con diversos premios de la Lotería Nacional. El siglo XX se estrenaba con un tercer premio que recayó en Elda, hoy hace 114 años. En el sorteo celebrado en Madrid el lunes 21 de marzo de 1904, uno de los terceros premios, dotado de 3.000 pesetas, marchó para la villa de Elda.

Elda no alcanzaba todavía los 7.000 habitantes; la industria del calzado ya había dado sus primeros pasos para la transformación de los talleres zapateros artesanales en algunas de las fábricas pioneras (Silvestre Hernández, Rafael Romero, Vera Hermanos, etcétera); y sin saberlo, vivía sus últimos meses como villa, pues nadie se imaginaba que en agosto de ese mismo año fuera a ser ascendida de categoría urbana al pasar a tener rango de ciudad.

El número premiado fue el 8.697, pero desconocemos cuantos décimos se vendieron del mismo, así como los nombres de los afortunados eldenses que disponiendo de tres pesetas las gastaron en comprar un décimo de la Lotería Nacional de aquel año de 1904 y que las convirtieron en premios de 300 pesetas, cuyo valor actual cabría estimar en unos 9.274,81 euros.

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir