SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 1087
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Partida de guerrilleros carlistas gallegos.

El carlismo en Elda es una de las asignaturas pendientes de nuestra historia. Ninguna de las historias de nuestro pueblo escritas hasta el momento ha tratado de forma específica y detallada este fenómeno o movimiento político de la España del siglo XIX ni a los partidarios eldense de los sucesivos pretendientes carlistas a la Corona de España y que, en el ámbito español, llegaron a desencadenar tres guerras civiles a lo largo del siglo XIX.

En marzo de 1875, en el contexto del último intento carlista por acceder al poder gubernamental conocida como III Guerra Carlista (1872-1876), enterado el gobierno civil que en la villa de Elda se habían reunido algunas fuerzas o prohombres carlistas, dispuso que se les detuviera y condujera a Alicante. Dicho cometido fue conferido a la Guardia Civil, desde cuyo cuartel en Petrer ejerció eficazmente su cometido y procedió a la detención y prendimiento de ocho individuos, de los que desconocemos sus nombres. En la misma acción les fueron requisadas algunas armas, caso de una carabina, un revólver, un sable, una escopeta, dos cananas, dos caballos, uno de ellos regalado por el cabecilla carlista Miguel Lozano, así como retratos de don Carlos VII (1848-1909), doña Blanca, su hija primogénita y los cabecillas o líderes carlistas Cucala, Castell, Uribarri y el citado Lozano.

 

Reuniones de movilización de los partidarios del pretendiente Carlos VII que hay que vincular a los continuos movimientos de partidas carlistas por Elda, Villena, Sax y Monóvar, Jumilla y Yecla, como lugares de paso entre los núcleos carlistas de Murcia y Cuenca-Maestrazgo.

Una vez detenidos, los carlistas eldenses fueron conducidos por los guardias civiles del puesto de Petrer hasta Alicante, donde llegaron un 22 de marzo de 1875, siendo puestos a disposición del gobernador civil y conducidos a la cárcel de la ciudad, a la espera de ser juzgados.

El pretendiente carlista Carlos VII de Borbón.

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir