Imprimir
Visto: 1018
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Uniformes de la Milicia Nacional.

Un 24 de abril de 1835 el Ayuntamiento de Petrer se dirigió al de Elda para proponerle que, en aras de la mejor defensa de ambas poblaciones en el transcurso de la guerra civil que se estaba viviendo en España, se unificaran las milicias de ambas poblaciones bajo un solo mando. Iniciativa que se llevó a efecto, quedando establecido el cuartel de la Milicia Nacional en el desamortizado convento de franciscanos de Nª Sra. de los Ángeles, entre 1835 y 1841.

La Milicia Nacional, de carácter voluntario, fue creada el 9 de enero de 1834 por la Reina Gobernadora, Mª Cristina de Borbón-Dos Sicilias, con la misión de contribuir a la defensa de los pueblos leales a la reina niña Isabel II, frente a las partidas carlistas que actuaban por casi todo el territorio nacional. Para dar mayor movilidad y campo de acción a estas verdaderas milicias populares, en noviembre del mismo año ordenó se crearan Milicias Urbanas móviles, que estarían a la disposición de las autoridades militares para ser empleadas donde éstas tuvieran por conveniente.

En la villa de Elda se formaron dos compañías con un total de 179 hombres, que meses más tarde fueron aumentados hasta sobrepasar los 300 alistados. Este era un número considerable teniendo en cuenta que la villa contaba entonces con poco más de 3.500 habitantes. También sabemos que, el 17 de mayo de 1834, la Milicia Nacional de Elda estaba formada por dos capitanes, siete ayudantes y subalternos, 8 sargentos, 2 tambores y 223 cabos y soldados, que tenían como cuartel el abandonado convento.

Antiguo convento de franciscanos de Nª Sra. de los Angeles (1562-1835), convertido en cuartel de la Milicia Nacional y Urbana de Elda y Petrer (1835-1841).

El 13 de abril de 1835 el Ayuntamiento real, presidido por don José María Franco, alcalde mayor presidente, cumpliendo órdenes superiores, procedió a un nuevo alistamiento para “aumentar cuanto sea posible la fuerza urbana de esta villa con aquellos vecinos que por su arraigo, patriotismo, lealtad y acreditada conducta, merezcan ser parte de tan honroso cuerpo”. Con este nuevo alistamiento, la milicia eldense aumentó en 64 hombres el contingente anterior, totalizando una fuerza de 316 individuos. “a favor de la justa causa de S.M. la Reyna Isabel 2ª”.

Fue un 24 de abril de hace 183 años cuando se recibe el oficio de la alcaldía de Petrer proponiendo lo siguiente:

Alcaldía Real y ordinaria de Petrel.― Según el tenor y espíritu de la ley sancionada por S.M. la Reina gobernadora para la organización de la Milicia Urbana y Real Orden de 25 de marzo último circulada por el Ministerio de la Gobernación para el Batallón compuesto de cinco compañías, entiendo que la compañía formada en esta villa, que consta de 120 plazas, podría hacer parte del Batallón que corresponde organizarse en esa según la fuerza alistada, con lo cual se lograrían los deseos de estos beneméritos urbanos y en todo caso se haría mejor y más cumplido servicio con la reunión del mayor número bajo un solo mando; pues que la circunstancia de distar ambos pueblos entre sí un cuarto de legua escaso, así lo persuade. Lo digo a V. manifestándole que esta Milicia Urbana tendría en ello una satisfacción.― Dios guarde a V. m.s. a.s.― Petrel. 24 de abril 1835. Antonio Maestre y Rico.

Aquella propuesta sensata, razonable y lógica llegó a buen fin, formándose un batallón compuesto de tres compañías de Elda, de Fusileros, Granaderos y Tiradores; una de Petrel, denominada “4ª Compañía”; y la 5ª que estaba formada por los voluntarios del lugar de Salinas, todas ellas al mando del comandante, don José Amat y Amat, que fuera primero secretario y después alcalde de Elda.     

Desde entonces ambas milicias actuaron conjuntamente en diversas acciones frente a diversas partidas carlistas procedentes del Maestrazgo y Valencia que actuaban por la provincia de Alicante, como zona de paso hacia Murcia y Andalucía oriental.