SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 1333
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Vista del tramo de la calle Ramón y Cajal en la confluencia con la calle del Castillo.

Hace 108 años se perpetraba un grave atentado, de los muchos que vendrían posteriormente a lo largo de las décadas del siglo XX, contra el patrimonio histórico eldense.

Corría la primavera de 1910, y gobernaba la alcaldía de Elda, por primera vez, José Joaquín González Payá, destacado prohombre del Partido Conservador, hijo del que también fuera alcalde José J. González Amat. En el pleno del 26 de abril de 1910 se decidió borrar los nombres populares de varias calles eldenses del casco antiguo de la ciudad que, desde tiempo inmemorial, habían recibido de forma espontánea, y su sustitución por otro más acorde a los tiempos modernos que se vivían y a los intereses ideológicos o políticos del político de turno.

Dibujo de la calle Ramón y Cajal (Alborada, 1980)

Así, los tradicionales nombres de las calles Pistola, Estralazo, Cañamona y Las Moreras desaparecieron del callejero eldense, siendo rebautizadas e intituladas como de Ramón y Cajal, Espoz y Mina, General Castaños y Francos Rodríguez, respectivamente.

Aquella decisión legal y legítima, pero con una tremenda falta de respeto hacia el legado histórico y patrimonio cultural de la ciudad, supuso una grave agresión, quizás, contra el patrimonio más débil de todos: la toponimia, en este caso, la urbana. Nombres apolíticos y sin ideología; nombres populares, dados por el paso del tiempo, nacidos quizás de sucesos curiosos, escabrosos, e incluso, trágicos. Pero que responden a la más pura manera de llamar las cosas: lo popular.

Aquella decisión de hoy hace 108 años, fue el inicio de un rosario de agresiones y “atentados” contra nuestro patrimonio, de mayor o menor tamaño, de mayor o menor envergadura, que perpetrado desde instancias oficiales abrió las puertas a la agresión a gran escala que durante décadas sufrió el patrimonio histórico y cultural de nuestra ciudad.

Rótulo de la calle Ramón y Cajal.

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir