SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 1728
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Bloque de viviendas de la Avenida Reina Victoria, nº 10 que constituye el primer edificio construido en la actual Avenida Reina Victoria, de Elda.

Un 7 de mayo de hace 69 años tenía lugar el nacimiento de facto de la avenida Reina Victoria. Aquel sábado de 1949 se concedió una licencia de edificación a Manuel Ochoa Ugeda para construir un bloque de 22 viviendas con bajos comerciales en lo que entonces fue denominado como confluencia de la calle del Trinquete con la plaza y avenida hacia la Ciudad Vergel.

Hasta entonces la actual avenida Reina Victoria no era más que una sucesión de  bancales de huerta, ya abandonada, plantada de almendros y olivos que separaban al pueblo de la Ciudad Vergel y del grupo de viviendas que la Organización Sindical había edificado para sus funcionarios en lo que posteriormente se llamaría avenida de las Acacias y calle Virgen de la Salud.

Aquel primer edificio de 22 viviendas que todavía se conserva, recayente a la misma rotonda de La Farola, constituyó la primera edificación de las otras muchas que en los años posteriores fueron alzándose y conformando la avenida Reina Victoria.

Era tal el crecimiento demográfico y urbanístico de la industriosa Elda de aquel momento que apenas tres años más tarde, el pleno del ayuntamiento de Elda, un 19 de agosto de 1952, intitulaba a aquella avenida con el nombre de “Avenida Reina Victoria”, como homenaje y recuerdo a la que en ese momento era la última reina de España, por su matrimonio con el rey Alfonso XIII. Vial que en los años sucesivos se convirtió en el eje de expansión y ordenación urbana de la ciudad hacia el Sureste.

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir