Imprimir
Visto: 771
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Emérito Maestre, alcalde de Elda entre abril y julio de 1931.

Pocos meses duró la euforia republicana en Elda tras las elecciones municipales del 14 de abril de 1931, en la que la aplastante victoria de la conjunción republicano-socialista llevó a la alcaldía de Elda al empresario Emérito Maestre, como el concejal más votado al haber alcanzado los 845 votos, seguido a escasa distancia por José Ruano López, con 839 votos.

Sin embargo, aquella rotunda mayoría absoluta pronto trocó en inestabilidad política antes las disensiones internas y discrepancias personales e ideológicas entre los miembros de la nueva corporación republicana.

Emérito Maestre Maestre fue alcalde de Elda durante apenas tres meses, entre el 16 abril del 1931 y el 6 de julio de dicho año. Empresario del calzado, procedía de una conocida familia eldense del sector auxiliar y reconocido prestigio personal y social, pues no en vano era nieto, hijo y sobrino de alcaldes durante el reinado de Alfonso XIII.

Presidió el primer gobierno municipal eldense bajo la II República, junto a Aquilino Bañón, como primer teniente alcalde; Joaquín Vera, como tercero; Emiliano Vera, tercero y Martín Llopís Taltavull, como cuarto teniente alcalde.

Vista de la Plaza de la República con la antigua casa consistorial de Elda.

Las discrepancias en el seno del equipo de gobierno motivaron la dimisión con carácter irrevocable de Emérito Maestre. Renuncia que abrió una crisis municipal ante las diferentes posturas adoptadas por los concejales. Pues si, en principio, seis de ellos se negaron a aceptarla, en una segunda votación reconsideraron su opinión; siendo entonces motivo de discrepancia la elección del nuevo alcalde, entre Aquilino Bañón y Vicente Gil Navarro, elegido por con los votos de la izquierda republicana y los socialistas. Elección que motivó a su vez, la renuncia a las tenencias de alcaldía de Aquilino Bañón y de Emiliano Vera. Panorama de inestabilidad política municipal que se mantuvo hasta julio de 1936 y que propició que, en cinco años, llegaran a haber 14 alcaldes diferentes entre alcaldías accidentales y definitivas.

Tras su dimisión como alcalde y renuncia al acta de concejal, Emérito Maestre se retiró de la política activa, centrando todo su esfuerzo y dedicación en el negocio familiar de las cajas de cartón.