SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 3412
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Las Trescientas Viviendas en 1960 | Cefire.

Elda encaraba la recta final de la década de los años del siglo XX con la meta de superar los 25.000 habitantes. La boyante industria del calzado atraía cada año a centenares de personas que se naturalizaban como eldenses. Crecimiento demográfico que obligó a la administración pública a promover viviendas sociales para complementar a la iniciativa privada.

Así el 16 de julio de 1957, hoy hace 61 años, el Boletín Oficial del Estado anunciaba la licitación pública para la construcción del grupo de viviendas “Trescientas Viviendas”. Actuación promovida por el Patronato Provincial de la Vivienda “Francisco Franco” en terrenos comprados al efecto en la partida de Dos Puentes. El presupuesto de licitación de las obras de construcción de 300 viviendas y 20 locales comerciales quedó establecido en 21.304.653’73 pesetas; saliendo el precio de urbanización del barrio por un valor de 187.784,86 pesetas y el plazo de ejecución de la obra quedó fijado en 18 meses, una vez adjudicada la obra al contratista elegido.

En 1959, y con las obras ya avanzadas, las viviendas en construcción fueron adjudicadas a sus beneficiarios, teniendo que abonar éstos unas 12.000 pesetas, o bien pagar un alquiler mensual de 166 o 179 pesetas durante 50 años.

Pero será el 24 de agosto de 1960 cuando en presencia de las autoridades locales y provinciales, fueron entregadas las llaves de las Trescientas Viviendas a sus nuevos moradores. Barrio que sería denominado “José Antonio” y que marcaría una de las direcciones de expansión urbanística de la ciudad, que fue creciendo hasta incorporar el barrio al núcleo urbano.

Bloques de Las Trescientas | Cefire.

 

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir