SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 1723
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Un martes 26 de enero de 1638 fallecía en el palacio señorial de Elda doña Guiomar Fernández de Espinosa, condesa consorte de Elda.

De origen castellano, nacida en Burgos, casó en 1613 con Juan Coloma y Enríquez, heredero del condado de Elda, cuya titularidad alcanzó en 1619 tras el fallecimiento de don Antonio Coloma, II conde de Elda (1586-1619).

Doña Guiomar Fernández de Espinosa y de Saa era una rica heredera de adineradas y linajudas familias castellanas, puesto que era hija del matrimonio de Juan Fernández de Espinosa, caballero del hábito de Santiago, tesorero general de la Corte y del consejo de Hacienda; y de Guiomar de Saa Benegas, hija del Luis de Benegas, de la orden de Santiago, comendador de Moratalla.

El matrimonio del heredero del condado de Elda con doña Guiomar vino a paliar la delicada situación financiera de la casa de Elda que, al igual que otros muchos de los estados nobles valencianos, se vieron gravemente perjudicados por la expulsión de los moriscos en 1609. Crisis en la percepción de rentas e impuestos que junto con un descontrol del gasto condujo a una grave crisis de las finanzas condales. Situación que condujo a la intervención directa de la Corona mediante el secuestro de la administración del condado de Elda entre 1621 y 1623 para hacer frente al pago de las deudas contraídas con los acreedores.

Tras décadas de residencia en el palacio señorial de Elda, constituida en la casa solariega de la familia Coloma-Pérez Calvillo desde principios del siglo XVI, será bajo el señorío de Juan Coloma y Guiomar Fernández de Espinosa, cuando los condes de Elda se trasladen a vivir a capital regnícola. Allí, en Valencia, en un palacio urbano de la valenciana calle del Mar, los condes de Elda establecerán su nueva residencia.

Traslado que no fue óbice para que pasaran largas temporadas en su señorío del sur valenciano. Así, hoy hace 381 años, un 26 de enero de 1638 fallecía en una de las alcobas del palacio condal de Elda doña Guiomar. Tras la correspondiente misa funeral en la iglesia parroquial de Santa Ana, su cuerpo fue conducido hasta el convento de franciscanos de Nuestra Señora de los Ángeles, de la villa de Elda, siendo enterrada, conforme su rango y dignidad, en el panteón condal habilitado en la cripta para el eterno descanso de los titulares del condado de Elda.

A los escasos meses del fallecimiento de doña Guiomar, también en 1638 fallecía Juan Coloma, III conde de Elda; siendo inhumado junto a su esposa bajo el altar mayor de la iglesia del citado convento franciscano de la villa de Elda.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir