SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 1187
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Vista de la casa consistorial eldense y de la plaza de la República.

Un lunes 13 de marzo de 1939, a escasos 18 días del final de la Guerra Civil, el Consejo Municipal de Elda (act. Ayuntamiento) celebró la que sería la última sesión del gobierno municipal republicano antes del 1 de abril.

Presidida por Manuel Alberola Castelló, presidente del consejo, al pleno asistieron José Ruano López y Angel Maestre Martínez, por la UGT; Antonio Parra García y José María Soler Vicedo, por el Partido Sindicalista; Natalia Tendero Gil, por el Partico Comunista; Diego Iñíguez Martínez, por la CNT; y José Aracil Garrigós y Pedro Sirvent Verdú, por Izquierda Republicana.

Aquella última sesión del ayuntamiento republicano estuvo marcada por las consecuencias de la sublevación de coronel Casado, la huida de Juan Negrín hacia el exilio, la constitución del Consejo de Defensa Nacional y la consiguiente depuración de los comunistas de los órganos del poder.

En primer lugar se procedió a la lectura de un telegrama del gobernador civil de la provincia en el que se comunicaba el nombramiento de un nuevo gobernador y se conminaba al ayuntamiento eldense a cumplir solo las órdenes procedentes de dicho gobierno provincial.

Del mismo modo, se dio cuenta del comunicado del comandante militar de Alicante, de fecha 10 de marzo, por el que se comunicaba la constitución del Consejo de Defensa Nacional, presidido por el general Miaja, exigiendo obediencia plena al nuevo órgano poder de la República.

Primera página del acta de la sesión municipal del Consejo Municipal de Elda de fecha 13 de marzo de 1939.

Ante la exposición de tales hechos, Manuel Alberola abrió el turno de intervenciones de los consejeros, tomando en primer lugar la palabra José Ruano, de la UGT, que con claros tintes anticomunistas y antinegrinistas, expresó la opinión de que la presidencia expulsara del Consejo Municipal a la representante del Partido Comunista. Opinión que fue secundada por el restos de consejeros y a la vista de la cual, la consejera Natalia Tendero Gil procedió a la entrega de su credencia como consejera municipal eldense y su salida del consistorio.

Proceso de depuración política de la representación comunista en el consistorio municipal eldense que finalizó con la emisión de sendos telegramas dirigidos al nuevo gobierno civil, en los que se exponía:

 “Cumpliendo acuerdo del Consejo Municipal de mi Presidencia en sesión celebrada en el día de hoy, en la que ha sido declarada la incompatibilidad con la representación del Partido Comunista, ruego a V.E. ordene la destitución inmediata del consejero representante del mismo partido”.

Cumpliendo acuerdo del Consejo Municipal de esta ciudad en sesión celebrada en el día de hoy tengo el honor de dirigirme a V.E. para hacer constar sincera y leal adhesión del mismo a Junta Nacional de Defensa de su digna presidencia en pro de la Independencia de España y de la dignidad del Régimen. Respetuosamente ...

 

Tras aquella sesión del 13 de marzo de 1939 debieron transcurrir 40 años, 1 mes y 6 días para que la normalidad democrática y la pluralidad política volvieran al ayuntamiento eldense. Un 19 de abril de 1979 se constituiría el primer ayuntamiento democrático tras las elecciones municipales del 3 de abril de 1979, siendo elegido Roberto García Blanes, alcalde-presidente del Excmo. Ayuntamiento de Elda.

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir