SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 1249
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Cuadro de las Capitulaciones de Santa Fe.

Quizás sea un poco exagerado vincular la historia de Elda con la gesta colombina de la llegada, en octubre de 1492, de los tres navíos castellanos a las Indias Occidentales, como fueron llamadas las tierras posteriormente conocidas como América. Sin embargo, existe una relación, si no instrumental, sí formal o personal. Y este vínculo es Joan de Coloma, secretario personal que fue de Juan II de Aragón y, posteriormente, de los reyes Isabel de Castilla y Fernando II de Aragón. El tal Coloma será el fundador de un linaje familiar que ostentó la titularidad del condado de Elda entre 1577 y 1729.

Hacía escasos 5 meses que la Granada nazarí se había rendido a las tropas castellanas. Allí estaba la Corte de los Reyes Católicos y hasta allí se dirigió, en diciembre de 1491, Cristóbal Colón para negociar con los reyes las condiciones de la empresa oceánica que perseguía navegar hacia el Oeste a través de la Mar Océana, como ruta más directa que la seguida por los portugueses para alcanzar las Indias, Cipango y Catay o las tierras del Gran Khan.

Tras la entrada de los Reyes Católicos en Granada el 2 de enero de 1492, en el campamento de Santa Fe, situado en la vega granadina, donde se había establecido el cuartel general de los reyes, se entablaron las negociaciones entre Colón y la Corona por medio de dos representantes: Juan Pérez, fraile de la Rábida, por Colón y el fiel secretario Joan de Coloma, por la Corona. Más allá de las tensiones y amenazas de toda negociación, finalmente se alcanzó un acuerdo entre las partes. Aquel acuerdo firmado un 17 de abril de 1492, hoy hace 527 años, se plasmó en un documento conocido como las Capitulaciones de Santa Fé.

Copia documental de las Capitulaciones de Santa Fe, conservada en el Archivo de la Corona de Aragón

En aquel documento, cuyo original fue escrito y redactado de puño y letra por Joan Coloma, se puede encontrar contantemente citado al secretario real detrás del consentimiento de los reyes al final de cada uno de los capítulos; así como al cierre de documento, donde se recoge textualmente:

Son otorgadas e despachadas con las respuestas de Vuestras Altezas en fin de cada hun capítulo, en la villa de Santa Fe de la Vega de Granada a XVII de abril del año del Nacimiento de Nuestro Señor Mil CCCCLXXXXII. Yo, el Rey. Yo, la Reyna. Por mandato del Rey e de la Reyna: Johan de Coloma.

Tras la muerte de Isabel de Castilla (1504), Joan de Coloma preparó su retirada de los círculos cortesanos adquiriendo la baronía de Elda (Elda, Petrer y Salinas) en 1513, convirtiéndose en señor jurisdiccional de Elda. Pero será en 1516, al fallecimiento de Fernando de Aragón, cuando definitivamente se retire a su tierra natal de Borja y a Zaragoza, donde fallecerá en 1517. Será su nieto, Juan Pérez-Calvillo y Coloma, quien será ennoblecido por Felipe II, en 1577, con el título de conde de Elda.

Secuencia de la serie "Isabel", emitida por RTVE, en la que los Reyes Católicos reciben a Cristóbal Colón para la firma de las Capitulaciones entre ambos que permitieron al marino arribar a las costas de las Indias.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir