SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 1110
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Barrio de la Estación de Monóvar

A los escasos días de la constitución del nuevo Ayuntamiento salido de las elecciones municipales del domingo 12 de abril de 1931, el nuevo alcalde de Elda, Emérito Maestre, procedió al nombramiento de los alcaldes pedáneos de las diferentes partidas eldenses.

La figura del alcalde pedáneo, elegido discrecionalmente por el alcalde del municipio, es una figura contemplada por tradición en la legislación española en materia de Régimen Local, que recoge y estipula su funcionalidad y obligaciones.

Dada la corta extensión del término municipal eldense tras la segregación territorial y jurisdiccional de Salinas, no fue Elda un pueblo con pedanías densamente pobladas al igual que sucedía en Mónovar o Villena; si bien es cierto que la propia actividad agropecuaria de la entonces villa sí que propició la existencia de una gran cantidad de población residente, pero de forma dispersa, en las diferentes partida rurales del agro eldense, tanto en el secano como en la zona de huerta.

Desconocemos si aquellos alcaldes pedáneos o “alcaldes de barrio” tuvieron continuidad tras la euforia inicial o si fueron víctimas de la inestabilidad municipal generada por las disensiones políticas inmediatas surgidas entre los republicanos radicales y los socialistas que integraban la coalición ganadora.

Pero de lo que sí que estábamos seguros es que aquella iniciativa administrativa de corte político debió responder a una de las propuestas de la conjunción republicano-radical socialista que se alzó con la abrumadora mayoría en el consistorio eldense aquel abril de hace 88 años. Nombramientos que debieron tener la finalidad de dar voz y presencia en el Ayuntamiento a los problemas de todos los eldenses que residían y trabajaban en las diferentes partidas rurales del término municipal.

Recuperar su historia, tan desconocida, es necesario; así como recuperar la memoria de aquellas personas que tuvieron la responsabilidad y el compromiso de trabajar por sus conciudadanos.

 

Emérito Maestre, alcalde de Elda (16-04-1931 / 06-07-1931)

Comentarios  

+1 #1 Consuelo Maestre Yago 19-04-2019 21:25
Me ha gustado mucho conocer estos datos, de los que nunca oí hablar a mi padre. Muchas gracias.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir