SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 2163
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Manifestación de mujeres (Madrid, principios del siglo XX)

Hace 85 años, en las primera horas de la mañana del lunes 9 de mayo de 1932, la plaza de la República (act. plaza de la Constitución / trad. plaza del Ayuntamiento o plaza de Abajo) se fue llenando de amas de casa eldenses hasta alcanzar más del millar de mujeres. Impelidas por la carestía de los alimentos básicos, pero especialmente del pan, protestaban airosamente contra el aumento de cinco céntimos de peseta por kilo del precio del pan. Con ánimos exacerbados y decididas en su protesta, dado que el precio de este alimento era regulado por las autoridades, mantuvieron su protesta durante varias horas.

El pan era la base de alimentación de millones de familias españolas y el incremento de precios en los momentos de carestía, de inflación o de aumento del precio del trigo ya había ocasionado desde finales del siglo XIX manifestaciones y protestas populares encabezadas por mujeres por toda la geografía española, especialmente en capitales populosas y ciudades industriales.

Ante la insistencia en la protesta y la escalada en el tono de la misma, Aquilino Bañón Sáez, alcalde de Elda desde el 12 de diciembre de 1931, quiso mediar personalmente. Abandonando su despacho de alcaldía, bajo las escaleras de la casa consistorial y accedió a la plaza donde se congregaban ya más de 1.000 mujeres. Allí entabló conversación con las manifestantes y, a pesar de lo airado de la protesta, logró calmar los ánimos de las manifestantes y convencerlas para que se disolvieran pacíficamente.

Aquilino Bañón Sáez, alcalde de Elda (1931-1933)

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir