Imprimir
Visto: 3818
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Luis Abad Navarro (1882-1936)

Hoy hace 81 años, un caluroso martes 11 de agosto de 1936, el cuerpo sin vida del cura párroco de Elda, don Luis Abad Navarro, apareció en la cuneta del Camino Viejo de Elda a Petrer.

Tras la sublevación militar y golpe de estado de julio de 1936 contra la legalidad republicana, y hasta finales de septiembre de 1936, la violencia extremista incontrolada, ajena a las directrices gubernamentales, se adueñó de la retaguardia republicana contra todos aquellos a los que se percibía como enemigos de clase, caso de empresarios, industriales, terratenientes y políticos de partidos de derecha, así como contra los miembros y bienes de la Iglesia Católica.

Natural de Novelda y hermano de Elías Abad Navarro, sacerdote e historiador, Luis Abad (1882-1936), ordenado sacerdote en 1904, fue destinado a la parroquia de Pinoso en 1922. Desde allí pasó a Elda, donde el 13 de septiembre de 1929 tomó posesión del curato de la parroquia de Santa Ana. Sufrió el asalto y conato de incendio de la iglesia el 11 de mayo de 1931, siendo vejado, insultado, vejado y maltratado públicamente, junto al concejal Francisco Alonso.

Permaneció al frente de la parroquia eldense hasta el 21 de julio de 1936, cuando la iglesia parroquial de Santa Ana fue asaltada y quemada en su totalidad. Momento en el cual don Luis Abad fue advertido del peligro que se cernía sobre su propia vida, aconsejándole que desapareciera de Elda. Sin embargo, un martes 11 de agosto un grupo de milicianos de Elda, con la excusa de que indicase donde habían sido escondidas las joyas y alhajas de la Virgen de la Salud, le apresan en la casa de su hermana en su Novelda natal, secuestrándole y asesinándole en el Camino Viejo de Elda a Petrel, en una de cuyas cunetas fue abandonado su cuerpo sin vida.

Su memoria queda perpetuada en Elda por la calle Cura Abad, otorgada por el ayuntamiento de Elda el 19 de agosto de 1952 a una de las calles de nueva creación. Desde el 11 de octubre de 2008 sus restos descansan en el interior de la iglesia de Santa Ana.

Antiguo templo parroquial de Santa Ana de Elda (finales de la década de los años 20. Siglo XX)