Imprimir
Visto: 1538
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Imagen del rey Alfonso V “El Magnánimo”

Corría el Anno Domini de 1426. Hacía escasos 2 años que Ximén Pérez de Corella, copero de Alfonso V de Aragón había comprado la baronía de Elda (Elda-Salinas) a la reina viuda, Violante de Bar, por la inmensa suma de 43.000 florines de oro de Aragón. Pronto se procuró este caballero de la corte del Magnánimo de los favores reales para favorecer sus posesiones meridionales del reino de Valencia para que éstas prosperaran y le produjeran sustanciosos ingresos económicos.

Estando el monarca en Valencia, verdadera capital comercial de la corona de Aragón durante todo el siglo XV, y a petición de su copero, el 5 de septiembre de 1426 concede a la villa de Elda el privilegio de celebrar un mercado, de forma perpetua, todos los viernes de cada semana. Durante gran parte de la Edad Media y Moderna el mercado de Elda fue de ámbito comarcal (Vall d’Elda), celebrándose desde 1426 en la plaza del ayuntamiento y plaza de Arriba hasta la inauguración, en 1945, del Mercado Central. Momento en el que se varia y altera el tradicional día de celebración al incrementarse la necesidad de abastecimiento de una población cada vez mayor. Desde entonces, y de forma ininterrumpida durante 591 años, Elda celebra el mercado semanal.

Tal era la ascendencia del señor de Elda sobre el monarca aragonés que está la documentada la presencia del rey Alfonso V el Magnánimo en la villa de Elda durante los meses de marzo/-abril de 1427, cuando acudió a cazar en compañía de su copero en “las pinadas eldenses”. Pero ese episodio será cuestión de otra crónica…


Traducción del privilegio de concesión de un mercado semanal a la villa de Elda.

Etiquetas