SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 940
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Imagen actual de la bandera de 1883 | Jesús Cruces.

Lejos quedan los recuerdos de aquella pequeña villa agrícola, de apenas 4.328 habitantes, que empezaba el año 1877 y que se preparaba para la celebración de la festividad de San Antón y las posteriores fiestas de Moros y Cristianos.

Conocido es como, tras la celebración del día de San Antón, el 17 de enero, se procedía durante los tres días siguientes, pero especialmente los dos primeros a la celebración de esta festividad. Un testigo anónimo, pero bajo cuya pluma adivinamos descubrir al erudito Lamberto Amat y Sempere, nos legó una crónica periodística de excepcional belleza e enorme interés histórico y festero, que, sin mas palabras, ahora reproducimos íntegramente para deleite de festeros y amantes de la historia de Elda:

Sin dejar de realizarse la tradicional (Fiesta), tal como viene haciéndose desde siglos, tiene efecto al mismo tiempo la de moros y cristianos en la cual se emplean tres días, que se pasan como una hora, deliciosamente… se practica con mucho lucimiento.

Vistosas comparsas de moros y cristianos, figurando entre éstos las de catalanes, aragoneses, romanos y marinos, con brillantes y costosos trajes apropiados a la época que representan, los jefes, abanderados y pajecillos montados en briesos y muy bien enjaezados caballos y dos numerosas músicas, hacen su entrada a las diez de la mañana del primer día en la población; por la tarde simulan en el alto de San Miguel la función de guerra en que quedan vencedores los moros; al anochecer y acompañando al reverendo clero, trasladan al santo desde su ermita a la Iglesia; al siguiente día asisten a la misa y panegírico de San Antón, concluido le devuelven a dicha ermita; a seguida paseo militar por las calles principales; en la tarde se repite el lance guerrero en que la definitiva victoria corona a las huestes cristianas; y el último día, la misa de gracia, a que concurren todos con sus uniformes y músicas; terminada, eligen capitanes porta estardantes, embajadores, etc. para el año inmediato; y después pasean hasta el medio día, sino es todo él, siempre alegres y bulliciosos.

Sabido es, que en tres día, particularmente los dos primeros, el lujo, el lucimiento, la grandeza de los festeros consiste en quién de ellos ha hecho más fuertes disparos de arcabuz, y dicho se está, que han tenido constantemente atronada a la población, como en continuo movimiento las paredes, rotos no poco cristales de puertas y ventanas, los oídos del próximo doloridos, y muchísimas personas del sexo bello en perpetua excitación nerviosa.

Juzgue el lector el sumo interés del relato periodístico de un espectador de excepción que contempló y describió las fiestas de Moros y Cristianos que la villa de Elda celebró en honor a San Antón por aquel lejano año de 1877; donde por cierto y a diferencia de otras poblaciones que tardaron mas de un siglo en incorporar al elemento femenino a la Fiesta, las mujeres ya tenían un importante presencia, a juzgar por la crónica.

1873. Pedro García Navarro Bando Moro

Acerca del autor

Autor: Gabriel Segura Herrero

De formación historiador y de profesión arqueólogo, el papel de cronista oficial de la ciudad de Elda plantea retos importantes, tanto con respecto a la memoria de mi predecesor Alberto Navarro Pastor; como al respecto del futuro, para dotar de contenido y utilidad a la figura del cronista oficial en el siglo XXI; a la par que un compromiso con la ciudadanía eldense. Las nuevas tecnologías y las redes sociales deben ser aliadas del conocimiento y de la divulgación histórica, sin faltar al rigor, pero acercando la información histórica al ciudadano. El guión de la historia de Elda está conformado y los titulares en mayúscula ya están todos escritos, pero es necesario escribir la letra pequeña, la historia de las gentes y de los pequeños acontecimientos. Es necesario poner voz a la ingente cantidad de fotografías antiguas que hasta ahora son testigos mudos de nuestro pasado. Trabajo en el que es necesario la colaboración de todos. Con el permiso de usted lector, ¡Vamos a intentarlo!.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir