Imprimir
Visto: 1159
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
De izquierda a derecha: Asunción Casáñez, Antonio García Miralles, Pedro Rico Rico, Luis Mira Belmonte y Manuel Alfaro.

A los escasos dos meses del fallecimiento del general Franco y presagiando los nuevos tiempos democráticos que se avecinaban, el 25 de enero de 1976 se firmó el acta de reconstitución de la Agrupación Socialista de Elda.

Hoy hace 42 años, diecinueve eldenses firmaron aquel documento por le cual el PSOE volvía a estar presente en nuestra ciudad. De aquellos diecinueve, ocho eran antiguos militantes de la década de los años treinta, uno de los cuales Diego Iñíguez, había llegado a ser consejero anarquista en el Consejo Municipal de Elda durante la Guerra Civil.

De forma discreta, las reuniones de agrupación socialista eldense tenían lugar en una casa de la calle Río Vinalopó, en barrio obrero de la Huerta Nueva. Allí, un 31 de marzo de 1976 se formó la junta rectora que debía refundar la agrupación socialista eldense. En aquella junta, José González Rico, fue elegido presidente y el también antiguo militante Juan Huesca Miralles fue su vicepresidente. Cargo que venía a reconocer su pleno compromiso, pues no en vano asistió, en octubre de 1974, al mítico XIII congreso del PSOE en el exilio, celebrado en la localidad francesa de Suresnes, muy cerca de París.

Tres meses más tarde, la agrupación ya contaba con 47 afiliados, de los cuales 18 eran militantes históricos: Andrés Lloret Martí, Juan Huesca Miralles, José González Rico, José Serrano, Francisco Payá, Antonio Amat Ruiz, Juan Guillem Hernández, Francisco Cuenca López, Francisco Verdú, Pedro Rico Rico, Milagros Maestre Esteve, Ricardo Domínguez Yáñez, Víctor Ortega Ruiz, Emilio Romero, Manuel Tomás Catalán “el Almansica”, Sacramentos Cantos Ruano y Adrián Pérez Albert.

Será en octubre de 1976 cuando Juan Miralles pidió permiso para celebrar en Elda una asamblea del PSOE en la que se esperaba la asistencia de unos 60 afiliados. Tras el informe de la policía y del alcalde, en la que afirmaban que era una persona de edad avanzada “de buena conducta, sin actividad alguna durante los años transcurridos desde la liberación", el Gobernador Civil dio permiso, constituyéndose desde ese momento la Agrupación Socialista de Elda.