Imprimir
Visto: 1185
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Imagen de José Martínez González en 1956.

Tras el convulso mandato del falangista José Mª Batllés Juan al frente del Ayuntamiento de Elda (1940-1943), y su destitución por el gobernador civil de la provincia, el 28 de enero de 1943, hoy hace 75 años, accedía a la alcaldía de Elda el empresario José Martínez González. Aquella corporación municipal, designada por el Gobierno Civil estuvo integrada por Miguel López Mora, como primer teniente alcalde; Julio Beneit Navarro, como segundo; y Antonio Porta Rausa, como tercer teniente alcalde. Figuraban como gestores: José Vera Millán, Joaquín Guijarro Pujalte, Juan José Amat Pérez, Maximiliano Aguado Bernabé, Francisco Juan Amat; Rafael Gras Anaya, José Arráez Verdú, Gabriel González Vera y Pedro Bellot Escandell. Sin embargo, la toma de posesión efectiva del nuevo alcalde no tuvo lugar hasta el 3 de febrero por hallarse de viaje de negocios.

La figura de José Martínez González y, sobretodo, su paso por la alcaldía de Elda (1943-1956) ha sido incorporada al imaginario popular eldense como un gran alcalde, preocupado como ninguno por su pueblo, sus ciudadanos y el desarrollo económico del mismo. Su elección como procurador en Cortes, en abril de 1949, le permitió tener acceso directo a los ministerios en los que conseguir financiación para todos sus proyectos.

Templete de la Plaza Castelar.

Su trágico final en accidente de tráfico contribuyó a ensalzar aquel sentimiento positivo hacia su figura y su gestión municipal, de la que ha quedado un imborrable recuerdo entre los eldenses. Percepción basada en la trepidante cantidad de actuaciones y obras públicas de primera necesidad promovidas en Elda gracias a su gestión, caso de la ampliación del Hospital Municipal (1944); recuperación de las Fiestas de Moros y Cristianos (1944); construcción de dos nuevos lavaderos públicos (1947 y 1948); Mercado Municipal (1945) y Lonja de Frutas y Verduras (1947); construcción de una segunda torre en la iglesia de Santa Ana y ampliación del Matadero Municipal (1946); reforma y ampliación de la Casa Consistorial (1947-1948); ampliación y reforma de la plaza Castelar, con construcción del quiosco-templete (1948); municipalización del servicio de abastecimiento de aguas potables (1949); apertura y alineación de la Gran Avenida; construcción de la ermita de San Crispín y plantación de la pinada (1951-1952); inicio de las obras del alcantarillado (1952-1955); inauguración de la Biblioteca Pública Municipal (1952); compra en Salinas de pozos de agua potable (1952-1953); inicio de la pavimentación de las calles de toda la ciudad (1954-1955); ampliación del cementerio municipal (1954); apertura de la calle Dahellos y de la avenida de Novo Hamburgo (1955); construcción de la primera depuradora de aguas residuales de Elda (1955); edición de la revista Alborada (1955); etc, …; es decir, toda una serie de mejoras urbanísticas y dotacionales para una población en crecimiento constante que, en 1943, tenía 20.615 habitantes y en 1956 ya había alcanzado los 28.151 habitantes.

Vista aérea de la Lonja de Frutas y Verduras y del Mercado Municipal de Abastos (1945).