Imprimir
Visto: 1838
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

La pasada semana me fue imposible acudir a la cita con este blog de educación. Participé  en una movilidad desarrollada como asesor del CEFIRE de Elda, el Centro de Formación, Innovación y Recursos Educativos, que se ocupa de la formación, el asesoramiento y la provisión de recursos del profesorado de la comarca. Esta movilidad correspondía a un proyecto europeo entre regiones (Comenius Regio) del que formamos parte junto a varios centros de Elche, FAGA-CV (Federación Autonómica de Asociaciones Gitanas de la Comunitat Valenciana)  y la propia Conselleria de Educación, Cultura y Deporte. Por otra parte, figuran nuestros socios italianos de la provincia de Reggio Calabria (centros escolares, asociaciones e instituciones regionales).

El proyecto se denomina Oltre: Accompagnamento ed Inclusione Sociale per una Partecipazione Attiva y tiene como objetivos la atención y la inclusión del alumnado de etnia gitana, la promoción de su cultura en la escuela como forma de prevenir el absentismo y las escandalosas cifras de abandono temprano de jóvenes pertenecientes a esta comunidad.

Un reciente estudio de la Fundación Secretariado Gitano cifra en un 64 % el porcentaje de alumnado gitano de entre 16 y 24 años que no concluye los estudios obligatorios. Según nuestros socios de FAGA en el proyecto y los IES que nos acompañan en él, este porcentaje, con todo lo preocupante que puede parecer, es muchísimo mayor. Para cualquier sistema educativo son números que provocan indignación a la par de una idea de estar fracasando a la hora de afrontar este reto. Si hace algunas décadas, la meta era la escolarización de los niños y niñas gitanas, algo que en la práctica totalidad de los casos se ha conseguido, ahora se nos plantea una dura lucha contra un hecho frustrante, manifestado, sobre todo, en el paso de primaria a secundaria.

La participación en el proyecto nos ha permitido conocer algunas buenas prácticas que tratan de afrontar esta situación. Una de las más cercanas es la que se está llevando a cabo en varios centros de Elche a través del programá Edukaló. Edukaló propone una labor de sensiblilización, concienciación y compromiso con las familias y coordinación con los centros en los que lleva a cabo su tarea. El trabajo con el alumnado, tanto escolar como extraescolar, se lleva a cabo a través de talleres, proyectos, la difusión de la historia y la cultura gitana y el apoyo escolar además de actividades de ocio formativo para las y los participantes. 

Esta labor sería imposible sin la colaboración de monitores tutores, monitores de repaso y voluntariado. Sin embargo, la posibilidad de extender este tipo de experiencias a centros con una alta proporción de alumnado gitano tropieza con la falta de medios, las dificultades para llegar a todas las realidades y la discontinuidad de las ayudas.

Desde la propia escuela, los cambios metodologicos unidos a las transformaciónes relativas a iniciativas, políticas, educativas y sociales en los niveles autonómico, estatal y europeo resultan insuficientes. La presencia de la cultura gitana en la formación del profesorado o en el propio currículo es raquítica. Esta carencia debería sorprendernos más. En nuestro contexto, y esta es una diferencia que pudimos advertir con respecto a Italia, al menos en muchos casos, la comunidad gitana, es una minoría numerosa arraigada históricamente, por decirlo de algún modo “previsible” en materia educativa y no accidental sino coparticipante de nuestra sociedad desde hace siglos. 

Se impone un afrontamiento contextualizado para disponer de alguna posibilidad de éxito, una aproximación global y dialógica a este alumnado y su medio, su cultura y valores, desde toda la comunidad educativa, más que un conjunto de recetas de supervivencia. Acciones que rompan el determinismo fundado en las escasas expectativas sobre el alumnado gitano en la actualidad. 

Por supuesto que la lucha por la igualdad y una fructífera interculturalidad, preventiva del fracaso escolar, no puede emprenderse solo desde la escuela. No sería justo atribuirle la solución de problemas que exceden su ámbito, en ocasiones, profundamente enraizados en la historia. No obstante, tengamos claro que como espacio de socialización y de formación, es imprescindible e inaplazable la labor que podamos realizar desde ella.

Para conocer más accede a :

Gitanos.org

http://fagacv.es

http://www.symbaloo.com

http://aecgit.pangea.org/