SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 2042
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

El brindis es el momento de una celebración en el que las personas invitadas levantan y entrechocan las copas, queriendo con ese gesto manifestar una felicitación por un fin conseguido o también para unos buenos deseos. Si preguntamos a cualquier estudioso de las etimologías, no estaría seguro del origen de esta palabra, aunque la mayoría llegan a la conclusión de que este término procede del alemán bringen, que significa “ofrecer”.

De su origen existen numerosas opiniones. Los sumerios tenían por costumbre cerrar tratos u acuerdos con una comida colectiva, dentro de la cual los implicados en el acto bebían todos de la misma copa.

También los griegos levantaban la copa y pronunciaban una frase y un brindis como reconocimiento a la amistad que unía a todos los presentes allí reunidos. Podemos encontrar otros detalles de la antigua Grecia como puede ser el ritual religioso de la libación: los guerreros griegos derramaban vino sobre la tierra o sobre un altar antes de partir hacia una batalla o en las ceremonias de vestimenta para la guerra como ofrenda a los dioses. Este ritual lo podemos comprobar en sus cerámicas y escritos de aquella época. También Aquiles lo hace en la Iliada, derramando vino e invocando la protección para Patrocio en la guerra de Troya.

Posteriormente, en el siglo IV a.C., es cuando en la antigua Roma se realiza el acto del brindis. La razón es bastante diferente a la que utilizamos en la actualidad. En aquella época si querías asesinar a alguien, era corriente envenenar la copa. Debido a esta circunstancia los anfitriones chocaban sus copas con sus invitados como símbolo de confianza, por lo que parte del contenido se derramaba entre ellas y conseguían de esa manera aclarar que no había ningún tipo de envenenamiento, pues todos los que hacían el brindis estaban bebiendo de lo mismo.

Debo de aclarar que existen otras opiniones, resultando muy difícil saber en realidad quién tiene la razón sobre este tema.

Hoy en día, entendemos el brindis como algo que forma parte de una celebración, el cual se compone de tres partes:

  1. La parte verbal: En ella el anfitrión o la persona encargada de esta parte indica un motivo para el brindis.
  2. La ratificación: Este es el momento en el que los asistentes ratifican lo dicho, alzando sus copas o chocándolas con las de los demás.
  3. El trago: Se confirma el deseo, cada uno bebe de su copa, no importando la cantidad.

 En la mayoría de los casos en los que se produce un brindis, este se suele realizar con bebidas alcohólicas, aunque no es obligatorio, como así mismo, cada uno puede elegir la bebida que más le guste o que mejor le pueda resultar.

Mientras la uva llore, beberemos sus lagrimas…, salud.

 

Comentarios  

0 #1 Enrique 25-12-2015 16:46
Muy interesante como siempre,habia cosas que sabía y otras que desconocia,un placer leerte pepe,feliz navidad y que sigas así! Un abrazo ;-)

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: José J. González

Bienvenidos a mi blog sobre enología y hostelería. Llevo 23 años desarrollando la profesión de hostelería y me gustaría que este blog fuese un punto de encuentro para los lectores del Valle de Elda y de cualquier persona que quiera seguirnos. Para cualquier sugerencia podéis escribir al correo electrónico de esta redacción.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir