SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 1778
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Se acude con bastante frecuencia a diferentes tipos de restaurantes y es muy fácil poder observar que la tendencia de cada uno a la hora de servir suele ser bastante similar. Para poder ver claras diferencias tenemos que visitar restaurantes con un nivel superior, donde varía casi todo, desde el precio hasta la calidad y el trato que se le dispensa al cliente.

En la actualidad, debemos de reconocer que los “modernismos” están o tratan de estar en cualquier restaurante que se precie de querer tener una clientela fiel. Este esfuerzo en ocasiones se consigue a base de mucho trabajo, pero debemos de reconocer que en otras se falla estrepitosamente, debido posiblemente a la poca constancia y profesionalidad del propietario o de la persona que se encuentra al frente del local.

La atención es un conjunto de actividades que siempre buscan satisfacer las necesidades de un cliente; esto se logra con una actitud positiva y dinámica por parte de la(s) persona(s) que realizan dicha tarea, debiendo todas, sin excepción, tener la plena convicción de estar a gusto con lo que están realizando, manteniendo una ética poco menos que intachable, respetando a los clientes, conociendo sus deseos y anticipándose a las necesidades de este.

Con este proceder siempre se logra la satisfacción del cliente, y con ello su fidelización y una publicidad totalmente merecida al restaurante, consiguiendo aumentar de forma paulatina y en un corto espacio de tiempo el número de personas que asiduamente pasan a degustar de la cocina que en ese restaurante se disfruta y del excelente servicio que también se dispensa.

Pero “cuidado”, siempre se debe de estar atento al desarrollo del servicio y a cualquier detalle de este; no se debe de dejar nunca a un cliente esperando. Si esto sucede, todo lo demás pasará desapercibido para él, ya que se encontrará molesto por el mal servicio y la poca atención dispensada en un momento determinado.

En resumen, la labor o actividad que se pueda desarrollar en un restaurante es importante en todas las facetas, desde la cocina hasta el camarero, sin olvidarnos del propietario o responsable, que al fin y a la postre es la persona que tiene y debe de lograr un equilibrio y una buena predisposición entre el personal de servicio y los clientes.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: José J. González

Bienvenidos a mi blog sobre enología y hostelería. Llevo 23 años desarrollando la profesión de hostelería y me gustaría que este blog fuese un punto de encuentro para los lectores del Valle de Elda y de cualquier persona que quiera seguirnos. Para cualquier sugerencia podéis escribir al correo electrónico de esta redacción.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir