Imprimir
Visto: 2244
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

J

Jeroboam: Botella de vino de 4,5 litros.

Joven: Vino fresco con la acidez de su juventud.

Jurado de cata: Comisión de catadores que son los que actúan en los concursos de vinos.

Justo: Vino de escaso valor con unas propiedades muy pequeñas.

Juventud: Es el carácter de un vino que denota la escasa edad que tiene.

L

Ladrillo: Se trata del color tostado rojizo que produce la oxidación en los vinos tintos.

Lagar: Lugar donde se realiza la molienda y el estrujado de las uvas.

Lágrima: Es una fracción del mosto que se ha obtenido sin haber tratado la uva de forma mecánica, estas lágrimas fluyen de forma espontánea cuando se encuentran amontonadas en condiciones especiales.

Lágrimas: Son una serie de huellas que se forman en la pared de las copas y que caen de forma lenta después de haber sido humedecidas estas con vinos ricos en alcohol o glicerina. 

Largo: Es el vino que deja en la boca y la nariz una gran persistencia.

Levadura: Son los hongos responsables de la fermentación del alcohol.

Levaduras seleccionadas: Se tratan de levaduras que se utilizan para aromatizar de forma “artificial” algunos vinos jóvenes.

Lías: Son los posos que deja el vino tras su primera fermentación en las barricas.

Licoroso: Vino obtenido con variedades de uvas adecuadas y con una adicción de alcohol superior al 15 %.   Algunas mistelas se incluyen en este tipo de vinos.

Ligero: Vino con muy poco cuerpo y una baja graduación.

Limpio: Vino que carece de materias sólidas en suspensión y con aspecto transparente. Suele ser un vino con sensaciones positivas y sin defectos.

Linaje: Cualidades conseguidas de la combinación entre el clima, el suelo, las cepas y las técnicas de producción.

Linde: Es la línea real o imaginaria que marca los límites de un terreno o una finca.

Lleno: Vino que nos colma la boca por ser amplio en sabores y una estructura adecuada.

Lloro: Es el flujo de la vid, surge en los cortes cuando es podada. Suele ocurrir al final del invierno y cuando la temperatura media del día ronda entre los 9 y 10 grados centígrados y la nocturna es bastante fría.