Imprimir
Visto: 1544
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Candidatas infantiles 2011 en la Hemeroteca de San Vicente

Eso es lo que supone el próximo fin de semana para las 18 aspirantes a convertirse en las Falleras Mayores de Elda durante el ejercicio de 2015: unos días definitivos. Y para ello 10 niñas y 8 mujeres se afanan en mostrar sus cualidades al jurado que las calificará, para ostentar esos cargos y finalmente,  tras un par de semanas de dudas e indecisiones, a pesar del alto nivel de formación que todas ellas presentan, solamente dos de ellas ostentarán el título y la representación de la fiesta fallera y de la ciudad allá dónde se las invite.

Contando con que no es perfecto, el actual sistema de elección de los cargos se ha venido mejorando con el paso del tiempo. De aquellas decisiones casi arbitrarias de los primeros años de Junta Central, pasando por las entrevistas insidiosas a las que se sometía a las aspirantes en una sala del Ayuntamiento y que podían dejar marcadas para siempre a las interrogadas, llegamos a una fórmula menos agresiva en la que el jurado dejaba de ser censor y verdugo (que nunca lo fue por cierto), para convertirse en esa especie de entomólogos que observan a las chicas como si de insectos se tratara, dicho con el mayor de los cariños y por supuesto, manifestando mi respeto y admiración por aquellos que alguna vez han ejercido de jurado en alguna parte, pues yo jamás me prestaría a ello.

 

Convivencia 2012 Altea

Actualmente el proceso de elección es largo y depurado, farragoso si cabe para aquellos que no lo conocen. Sin embargo con este sistema, para algunos tan estricto, se ha conseguido que el interés de las candidatas por alcanzar un buen nivel de formación se dispare a cotas altísimas. Unido a la ya cada vez más sólida formación académica que casi todas ellas presentan, encontramos el afán de conocer datos, fechas y lugares de la historia y la cultura de su pueblo. Interés por saber la forma correcta de vestirse con el traje de fiesta, cómo elaborar un perfecto peinado o el maquillaje que, sin estridencias resalte su rostro enmarcado por la alba mantilla. No le va a la zaga la preocupación por conocer las normas protocolarias de compostura en cada situación o el uso correcto de cubiertos y copas.

A muchos puede parecer excesiva esta formación requerida, pero es la consecuencia de muchos años de interés por dar a la fiesta la mejor de las caras y el mejor de los gestos. El fuerte incremento de actos e invitaciones para visitar otras localidades y otras fiestas, así como las vistas recibidas en la ciudad de las que muchas veces las falleras son las anfitrionas, han ido elevando el listón hasta ponerlo a la altura que conocemos. Sin embargo ellas continúan sorprendiéndonos en cada edición con su saber estar y responder a situaciones a veces peculiares, pero que resuelven con auténtica perfección. Lejos quedan aquellos modos un tanto bruscos que en alguna ocasión hemos conocido, o las caras de sorpresa de algunas de las entrevistadas cuando el jurado les preguntaba por cosas tan simples como el nombre del río que bañaba Elda.

Visita a Madrid 2013

La realidad actual es bien distinta, el nivel de conocimientos general es más que aceptable y todas ellas son perfectamente capaces de identificar el nombre del río, de las montañas que circundan el valle y mucho más. Y ahora todo está listo una vez más. Esta semana toca la convivencia. A los destinos de Madrid y Valencia en los últimos años, en esta edición el viaje de las candidatas las llevará hasta tierras manchegas, concretamente a Cuenca. Allí entre vistas y recepciones institucionales, el jurado irá observando y poco a poco desentrañando esa maraña que supone para sus componentes tener que decidir entre todas las aspirantes, cuales son las idóneas para representar esos cargos, el mayor y el infantil, que las niñas no se quedan atrás en preparación. También se designará  a las Damas de Honor, cuatro en total y entre todas ellas formarán ese grupo selecto que, a lo largo de un año pasearán el nombre de Elda junto al de su cargo. Y después, de nuevo vuelta a empezar.

Convivencia en Valencia 2014