SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 1491
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Falleras Mayores en El Progreso 1936

Podría ser esta la pregunta que muchos se hacen al ver el anuncio de la Elección de las Falleras Mayores de Elda. Y sería legítima. Posiblemente yo también me lo haya planteado en alguna ocasión, pero la respuesta, más allá de ritos y folclore, creo que tiene otras respuestas y esas son las que intentaremos dilucidar con este artículo.

La fiesta es una manifestación muy íntima de los pueblos. Con ella los vecinos intentan crear lazos en su comunidad que les permitan afianzar su propia personalidad e idiosincrasia como colectivo humano. Visto de esta forma las fallas, una fiesta creada en los barrios y para los barrios, permiten desde su origen mostrar a los demás lo que cada uno sabe hacer en su entorno, no olvidemos que según la tradición, más menos legendaria, los monumentos nacen del afán de renovación de los artesanos, en el núcleo gremial del XVIII, por ponerle fecha. Hablamos de fallas, las hogueras por supuesto llegan de forma tardía y merecen otro tratamiento.

 

Falla El Trinquete 1952

Con el paso del tiempo y gracias al crecimiento en participación de los vecinos, así como la incorporación de nuevos barrios, se vio la necesidad de que alguien representase al propio ante los demás y de este modo nace la figura de la Fallera Mayor. En nuestro pueblo (permítaseme este apelativo entrañable) sería en 1959 cuando, dando un paso más, se  crea la figura representativa de la Reina de las Fallas, cargo de superior jerarquía, que ya anuncia el nivel y la extensión geográfica que la fiesta iba alcanzando. Tres años más tarde llegaría la figura de la Reina Infantil de las fallas y con ella seguimos avanzando y consolidando el cargo y con él la fiesta.

Durante años la relación de la fiesta eldense, a tenor del magnífico documento escrito que supone la hemeroteca de Valle de Elda, recibe ocasionalmente algunas visitas de otras fiestas, entre ellas bellezas de las hogueras alicantinas y en escasas ocasiones alguna belleza del fuego en representación de la ciudad de Alicante. También tenemos noticias de la visita de la Fallera Mayor de Valencia, aunque esta fuese mucho más rara en aquellos años y la más relevante se cumpliese en 1970, para conocer la por entonces pujante Feria Internacional del Calzado de Elda, esa entidad que tantas envidias suscitó desde su creación y que, por intrigas palaciegas, acabó al salir de su cuna en una exposición errante y sin personalidad, que como solemos decir por aquí “no sabe dónde poner el huevo”. Pero esa es otra historia y este no es el lugar de contarla.

Elena Álvarez Primera Reina de Fallas de Elda 1959 vistiendo el traje comarcal

Avispados los falleros y no queriendo quedar relegados a la desaparición, en los años ochenta comienzan una campaña de expansión, en cierto modo incontrolada, que les lleva a hermanarse y admirarse de lo que se hacía en otras fiestas como las de Valencia o Alicante y en algunos casos en Murcia. Así comienza una etapa extraña en la que al mismo tiempo las comisiones van buscando su identidad y su lugar en el mapa fallero. Se reforman los cargos y en 1985 se crea el de Fallera Mayor de Elda en sus dos vertientes, mayor e infantil. Los trajes se van definiendo y decantando por el de Novia Alicantina. Nos increpan y casi aíslan desde distintas posiciones y localidades para que decidamos si somos valencianos o alicantinos. Se ningunea en ocasiones a nuestras representantes que ya van saliendo de las fronteras del valle y dándose a conocer  en otros lares. Reciben tímidas visitas al principio, de Murcia, de Algueña, de Jumilla incluso y de la órbita fallera, pues se afianzan los lazos con Dénia, con Benidorm en ocasiones, con Calpe o con Torrevieja más ocasionalmente. La fiesta de Elda va creciendo y se la va considerando. Ya tiene unas representantes que han pasado los límites del barrio y de la ciudad.

Pregonero y proclamación de la primera Fallera Mayor de Elda en 1985

Llegamos pues al esplendor actual. Segunda década del XXI. Las Falleras Mayores de Elda, lejos de ser un jarrón decorativo para una fiesta de honrosa imagen y gestión, se muestran como la imagen viva de un colectivo  ante el que hay que descubrirse por sus logros y sus aspiraciones. Ellas son la imagen, no solo de la fiesta y la diversión. Lo son también de un pueblo creativo y emprendedor, que tiene su propia personalidad y calza a medio mundo, aunque curiosamente este año ninguno de sus zapateros haya tenido la gentileza ni la disponibilidad de calzar a esas Falleras Mayores que tan bien les representan por donde van.

En estos días se eligen nuevas representantes para los cargos que tratamos, 10 niñas y 8 mujeres optan a ser quienes asuman la responsabilidad de dejarnos en lo más alto y lo hacen, tengan la seguridad, calzadas o no calzadas con zapatos de Elda.

Elección  del año 2014

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: Miguel Campos Ruiz

Miguel Campos Ruiz, sociólogo eldense, es un joven comprometido con las tradiciones y cultura de su ciudad. Desde que finalizó sus estudios universitarios se dedica a la elaboración y redacción de estudios y artículos de divulgación sociocultural. Entre sus temáticas de estudio se encuentran fenómenos sociales como la “fuga de cerebros” o en materia de empleo el “Pacto Territorial por el Empleo del Valle del Vinalopó ”. Forma parte del Centro de Estudios Locales del Vinalopó, entidad cultural de ámbito comarcal, que anualmente publica la Revista del Vinalopó dedicada a las Ciencias Sociales. Sobre la fiesta de Fallas también ha publicado tanto en publicaciones de las comisiones falleras eldenses como en prensa local.

En la actualidad, es el Delegado de Cultura y Revista de la Junta Central de Fallas de Elda, y coordinador del proyecto educativo “Fallas en el Cole”. En #EldaenFallas podrás conocer toda la actualidad de la fiesta del fuego eldense.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir