Imprimir
Visto: 1661
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Nerea Tortosa - falla Huerta Nueva

A las puertas del cielo, en el confín de los mares. Esta que antecede podría ser la frase que define el estado de de seis mujeres en estos momentos, a punto de ser proclamadas en los cargos que tanto han anhelado y para los que se han preparado de forma concienzuda. Me refiero, todos lo sabrán, a las Falleras Mayores de Elda y sus damas de honor. Llevamos varias semanas hablando del tema y lo cierto es que este del nombramiento es un proceso tan largo que parece como si no terminase nunca, aunque mañana por la noche todo estará normalizado.

Naiara García- falla Estación

Son muchos años los que llevamos ya viendo pasar una tras otra fallera por su cargo. Acabado su año, algunas pasan a formar parte de sus comisiones. Otras optan por abandonar la fiesta, aunque posteriormente suelen volver de nuevo, con otras expectativas, posiblemente menos intervencionistas que cuando han sido candidatas, pero igualmente colaboradoras con la fiesta. Este de Fallera Mayor es un cargo que distingue y ciertamente que aquellas mujeres que lo ostentan quedan marcadas para siempre por la impronta del protagonismo que supone. Algunas, las más, suelen adaptarse a la realidad una vez que lo dejan. Otras, las menos, quedan como eternas falleras mayores y acaban siendo más un pastiche del cargo que otra cosa, pero esto, ya digo, no suele ocurrir con frecuencia y pronto se identifican y se neutralizan.

Macarena Rivera - Zona Centro

Lo cierto es que ostentar este cargo es una gran responsabilidad para ellas. Su vida casi se suspende durante un año y todo gira a su alrededor siendo además de embajadoras accidentales, sufridoras de situaciones aceptadas gratamente, pero que no dejan de ser incomodidades impuestas. Pero esta es la parte negativa, inmensamente inferior a la positiva y la que todas ellas suelen olvidar pronto, pues la memoria es sabia y prevalecen los recuerdos buenos.

Miriam Lledó- falla Fraternidad

Este año serán Naiara y Nerea las proclamadas, junto a ellas estarán Silvia y María en el capítulo infantil, además de Miriam y Macarena en el adulto. Todas ellas son excelentes muestras del buen hacer fallero, de niñas y mujeres que han pasado la práctica totalidad de sus vidas en el entorno de la fiesta. Muchas han nacido en la fiesta y sus familias provienen de ese entorno. Otras han sido las que han llevado al entorno familiar a vincularse con las fallas. Sea como fuere, todas encarnan el espíritu de sacrificio y de trabajo que identifica al mundo de las fallas. 

Silvia Soro - falla Zona Centro

Pero si siempre se habla de las Falleras Mayores, alguna vez habrá que hacerlo también de las damas. Ellas, casi siempre a la sombra, tan solo en los últimos años han alcanzado cierto reconocimiento, posiblemente desde aquel año conmemorativo del cincuentenario de Junta Central, cuando la exposición El Color de los sueños les fue dedicada reconociendo con ello la labor callada y paciente que asumen en cada ejercicio. Cientos de damas se vieron  reconocidas en aquellos paneles y también por unas semanas pasaron a ser las verdaderas protagonistas del sueño anhelado.

 

María Muñoz - falla Trinquete

Ahora serán Silvia, María, Miriam y Macarena las que emparejadas sirvan de acompañantes a Naiara y Nerea, quienes las sustituyan en muchos de los actos a los que estas están invitadas. Justo es reconocer el esfuerzo que hacen y por eso hemos querido dedicarles estas líneas, en ellas van nuestros mejores deseos para todas, niñas y mujeres que persiguiendo un sueño, un día llegaron a alcanzarlo y entrando en sus pliegues llegaron a formar parte del color con el que este se viste.