Imprimir
Visto: 2023
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

A propuesta de la Junta Central de Fallas de Elda, una vez más y dirigida a los colegios de educación infantil y primaria que quieran participar, se hace la convocatoria de Fallas en el Cole. Se trata de una iniciativa tendente a divulgar la fiesta fallera entre los niños, recurriendo a la lectura como vehículo de trabajo. De este modo se crea una campaña de animación lectora activa, al basar la propuesta en una bibliografía específica sobre el tema a trabajar. Así los alumnos, dirigidos por sus maestros, pueden intervenir, al mismo tiempo que leen, documentando su trabajo y creando materiales de aprendizaje mientras construyen su ninot para la falla colectiva, que se plantará en El Alminar, en esta ocasión, en los últimos días de invierno, el fin de semana del 14 y 15 de marzo de 2015.

   Pero si esta es la noticia sobre la actividad concisa, nos gustaría ahondar un poco más en ella y destacar algunos aspectos, que la convierten de singular en útil.

    Comencemos por fijarnos en que esta es una propuesta de promoción y afianzamiento de una fiesta de carácter sencillo, entre un sector de población, en principio ajeno a sus intereses. Los niños suelen vivir la falla desde la perspectiva de los padres y mayores, que son quienes les llevan a ver el monumento, a participar en una comisión o acaban convirtiéndoles en meros agentes decorativos, con los que llenar los desfiles en los días de fiesta o las actividades  a lo largo del año.

 

   La segunda parte a destacar es la enorme sensibilidad que mostró la Junta Central de Fallas, al avenirse a participar en el proyecto lector desarrollado por la biblioteca pública municipal en 2013. En aquel año, la entidad cultural ofertó a los colegios de la ciudad una campaña de animación lectora  basada en la obra del maestro y pedagogo italiano Gianni Rodari. Los niños la acogieron muy bien y tras la lectura de la entrañable novela La Flecha Azul, pronto se aprestaron a conocer las aventuras de los juguetes protagonistas. ¿Podría imaginarse un escenario más cercano al mundo fallero?

   Bien es cierto que la campaña estuvo pensada y planificada, que no faltó el material gráfico para el niño o las guías de trabajo para orientar a los maestros. Se contó para la realización de los carteles con el excelente trabajo de la pintora Eva Borrás, quien recreó un bonito cartel en el que quedaban claras las intenciones educativas de la propuesta. Los niños además de leer esta historia y otras de Rodari, trabajaron en dar forma a los juguetes viajeros: los indios, el aviador, el oso amarillo, las tres muñecas, el barco pirata... parecía como si la tienda de La Befana se hubiera trasladado de Italia a las calles de Elda y aquel domingo, la puerta de El Alminar acabó convertida en un magnifico espacio para la diversión, la fiesta y la lectura.

   El año pasado se repitió la propuesta, esta vez de las fallas en solitario, ya que, la biblioteca pública se vio obligada desde la Concejalía de Cultura a suspender su campaña de animación, mejor a modificarla a la baja, ya que no se contaba con presupuesto ni tampoco con intención de llevarla a cabo. Ante esta situación, la Junta Central tomó la decisión de seguir en solitario y así el tema tratado fue los arquetipos en los cuentos. Las aulas se llenaron de cuentos y también de ideas. Una vez más la lectura cautivaba a los niños y los juegos no le iban a la zaga, pues el sábado y el domingo del Medio Año Fallero, ellos los llenaron con sus risas y su alegría.

   Parece que este año los impedimentos para la colaboración son los mismos y Fallas en el Cole, fiel a su cita, ya está en la calle. Los cuentos han llegado a los colegios, los maestros están trabajando con los niños. Las lecturas llegan de la mano de Sonia Sánchez, una autora ilicitana que ha estado varios días recorriendo los coles con sus libros, contándoles historias a los  más pequeños: Una flor que tiene miedo a ser libada por una abeja; Un castor capaz de provocar una pequeña catástrofe en el bosque. Historias sencillas y didácticas, que nos llevan a replantearnos el mundo de la enseñanza.

   Esperemos pues, a ver el resultado de este trabajo en la calle. Fallas y lectura hacen un binomio a primera vista difícil de compaginar, pero la práctica demuestra y esta campaña es el ejemplo, que los  estereotipos, no siempre son acertados, por ello y como posiblemente diría Rodari: "hay que dejar actuar a la gramática junto a la fantasía".

   El centro Pintor Sorolla ha colgado en su web imágenes sobre esta actividad.