Imprimir
Visto: 1431
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Anabel junto a las representantes de Murcia e invitados

Parece lógico por el título, que nos estemos refiriendo a la época en la que habitualmente se celebran las fiestas falleras, al menos las valencianas. Pero no es así, ya que las nuestras, las de Elda, ya sabemos que se desplazaron a septiembre. Sin embargo eso nada tiene que ver para este artículo, ya que a lo que nos vamos a referir en las siguientes líneas, es a la presencia de nuestra fiesta y de la ciudad por extensión, en una celebración como es la de las Fiestas de Primavera de Murcia, a la que es habitual cada año, que  asista como invitada la Fallera Mayor de Elda, acompañada de un pequeño séquito.

 

Con la Fallera Mayor de Valencia y la Bellea del Foc de Alicante

   Desde hace muchos años, aunque no sabemos a ciencia cierta cuál fue el motivo, viene siendo costumbre que Murcia y Elda mantengan una relación de amistad y hermandad en lo relacionado a sus fiestas. De esta forma no es extraño ver a la Reina de las fiestas murcianas desfilar por nuestras calles o asistir a actos protocolarios de la fiesta, tales como la Proclamación de las Falleras Mayores o en la Ofrenda de Flores de septiembre. En correspondencia, las fallas están representadas en Murcia cada primavera, siendo la Fallera Mayor quien pone imagen allí a nuestra ciudad.

Paseo por Murcia

   Este año no ha sido distinto, y Anabel Rico Pérez, Fallera Mayor de Elda, ha cumplido con la tradición acompañada de la presidenta, la vicepresidenta y el secretario de Junta Central de Fallas; bueno, y también por su madre, quien se ha encargado cada día, de los tres que allí pasaron, de vestirla y arreglarla para que en todo momento estuviese impecable en su atuendo. De esta forma Anabel ha estado en todo momento compartiendo protocolo con la Fallera Mayor de Valencia y la Bellea del Foc de Alicante, siendo su anfitriona la Reina de las Fiestas de Murcia.

   Dicho de esta forma, al lector puede parecerle que la visita es un paseo por las nubes, pero sin ser algo incómodo o desagradable, supone un esfuerzo tremendo y un gran desgaste de energía para la Fallera, pues en todo momento es el blanco de las miradas del numeroso público que asiste a los actos del programa, marcado por un rígido protocolo.

En el Rincón Huertano

   Hay que decir que desde su llegada en la mañana del lunes de Pascua, ya hay dos personas de la organización, dedicadas  a acompañarlas y tras el acomodo en el hotel, asisten a la lectura del Pregón del Bando de la Huerta, en el salón de recepciones del ayuntamiento, con la presencia de múltiples medios de comunicación regional y nacional. Al término la comitiva festera hace un desfile por las calles más céntricas de la ciudad, en la hora punta, de forma que los transeúntes y turistas (muchos en estas fechas), casi impiden el paso de las reinas y falleras, al querer fotografiarse con ellas, preguntándoles por las fiestas que representan, la localidad a la que pertenecen y muchas cosas más referentes al atuendo unas veces y a las peculiaridades de sus fiestas otras.

   Tras la comida, en el Rincón Murciano, un restaurante-Museo situado en medio de la huerta, en cuyo jardín existe un auténtico museo etnológico, la recepción en el Corte Inglés es ineludible y ya un clásico, tunos, canciones, regalos… en fin una verdadera promoción del centro comercial, que al fin y al cabo, colabora mucho en la puesta en la calle de los actos.

Turistas durante la procesión con la Fallera Mayor de 2014

   La Ofrenda de Flores, la Misa Huertana y la Procesión, la Tronaera y por fin el desfile del Bando de la Huerta, son otras ocasiones en las que la Fallera Mayor, junto a las representantes de las otras localidades invitadas, conecte con la calle y con el público. Son aplaudidas, vitoreadas, la gente entra en los desfiles y las procesiones y se fotografían con ella, le piden un beso y a su paso la gente va comentando: “es la de Elda” “Mira qué guapa” “donde se hacen los zapatos”…  y ella, continúa su desfile, con la frente y la mirada alta, orgullosa de ser la Fallera Mayor, pero más todavía de que ese título acabe con De Elda. 

Entrando a la Catedral