SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 1582
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
1ª Reina De Fallas Elena Álvarez en el Teatro Castelar, 1959

El plazo de presentación de candidaturas a cubrir los cargos de Falleras Mayores de Elda y Damas de Honor se agotó hace unos días, justo cuando daban comienzo las fiestas de Moros y Cristianos. A lo largo de dos semanas, durante la segunda quincena de mayo, las mujeres que representaron a sus comisiones, al igual que las niñas que lo hicieron durante 2014, presentaban la documentación que las acredita como candidatas por sus respectivas fallas para poder acceder a un complejo y extenuante proceso de elección que durará dos meses, culminando con la Proclamación de las electas, en el teatro Castelar el sábado 25 de julio.

Como decimos, esta elección es larga y complicada, toda ella pensada para que cualquiera de las aspirantes tenga la garantía de que llega con igualdad de condiciones ante el jurado, desterrando la idea de manipulación del este por cualquier medio y que las elegidas serán aquellas que quienes tienen la responsabilidad de hacerlo han votado. Pero esto no siempre ha sido así. Desde el lejano mes de febrero de 1959, cuando la recién creada Junta Central de Fallas de San Pedro dio a conocer que aquel año contaría con la figura  de la Reina de las Fallas, título que serviría para distinguirla de las falleras mayores de cada distrito, hasta nuestros días han pasado muchas cosas y sobre todo ha variado totalmente el sistema de elección.

La primera Reina de Fallas, título que ostentó Elena Álvarez Gómez, fue elegida sin más por una Junta recién creada y que comenzaba a dar sus primeros pasos. Su nombre quedaría vinculado para siempre a la historia de la fiesta fallera local y ella misma dotó al cargo de un alto nivel de presencia y bien hacer que, en cierto modo serviría de patrón para sus sucesoras durante los años siguientes. La madurez de la fiesta y el deseo de muchas mujeres de acceder a este cargo representativo llevarían, una década después, a estructurar la elección de la representante abandonando el sistema de designación directa de los primeros años por parte de la Junta. Y hablamos en singular en cuanto al cargo, puesto que la figura de la Reina Infantil no aparecería hasta 1962, siendo Encarni Ferrándiz Pastor su primera titular. El siguiente paso en el sistema de elección sería elegir entre las damas del año anterior a la que sería sucesora en el cargo y estas damas eran elegidas entre las aspirantes presentadas por las distintas comisiones, puesto que la Corte de Honor  estaba formada por una representante de cada distrito. 

1ª Reina Infantil De Fallas Encarni Ferrándiz Pastor, 1962

Pasarían los años antes de llegar a sistemas más elaborados y que hiciese aparición la figura del jurado, aunque esto no era garantía de equidad y la influencia de la directiva o los intereses del momento solían inclinar la balanza, no siempre del lado más justo, aunque sí del que más interesaba… a algunos. Sin embargo, esto no quiere decir que las mujeres y las niñas elegidas para el cargo no fuesen buenas representantes, todas ellas lo han sido en cada momento y han dejado su huella imborrable en el historial fallero. Es de recordar casos excesivamente llamativos como el ocurrido a finales de los años noventa, cuando después de dar a conocer oficiosamente a la prensa el nombre de las designadas, estas se revocaron por una cuestión de talla. O aquellos años en los que el presidente de Junta Central de Fallas convencía a los padres para que presentasen a sus hijas, especialmente al cargo de Falleras Mayores Infantiles, garantizándoles que serían elegidas, aunque finalmente y amparándose en el criterio de edad, solía ser la favorita de la Junta quien ostentaba el cargo.

Corte de Honor de 1973

Afortunadamente las cosas han cambiado y el sistema se ha ido perfeccionando cada vez más y todo ello buscando la mayor ecuanimidad posible y las mayores garantías para las aspirantes. Ahora el proceso de elección es largo y variado. Los componentes del jurado tienen ocasión de hablar con las candidatas en distintos momentos. Las entrevistan directa e indirectamente, las ven en videograbación, conviven con ellas durante un fin de semana en desplazamientos que realizan a otras localidades. Comparten mesa con ellas en distintas recepciones y cenas o comidas de protocolo, las analizan hasta el último extremo y cuando toman su decisión, lo hacen pensando que las designadas son las que mejor pueden representar, no solo a la fiesta, que siendo importante y la razón de ser de este cargo, también lleva implícito el ser la imagen de la ciudad de Elda en multitud de situaciones.

Es posible que tras la elección, se alcen las voces críticas que consideren que la decisión del jurado no es la adecuada, esto ha pasado y pasará siempre, pues para cada cual su candidata sería la perfecta. Pero hay que confiar en el buen criterio de quienes  toman la decisión y a la larga se demuestra que esto es así. Bien es cierto que en alguna ocasión algún componente del jurado tiene su favorita, por la razón que sea, y que intentará por todo los medios, aunque no sean éticos u ortodoxos llevarse el gato al agua, pero esto no es achacable al sistema de elección, sino a la catadura moral de quien intenta hacerlo.

Por lo demás, la elección está servida. En breves fechas comenzará el baile de entrevistas, viajes, recepciones y demás actos del programa, y tras unas jornadas extenuantes, la ciudad contará una vez más con sus nuevas y flamantes representantes: las Falleras Mayores de Elda.

Elección Falleras Mayores 2014

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: Miguel Campos Ruiz

Miguel Campos Ruiz, sociólogo eldense, es un joven comprometido con las tradiciones y cultura de su ciudad. Desde que finalizó sus estudios universitarios se dedica a la elaboración y redacción de estudios y artículos de divulgación sociocultural. Entre sus temáticas de estudio se encuentran fenómenos sociales como la “fuga de cerebros” o en materia de empleo el “Pacto Territorial por el Empleo del Valle del Vinalopó ”. Forma parte del Centro de Estudios Locales del Vinalopó, entidad cultural de ámbito comarcal, que anualmente publica la Revista del Vinalopó dedicada a las Ciencias Sociales. Sobre la fiesta de Fallas también ha publicado tanto en publicaciones de las comisiones falleras eldenses como en prensa local.

En la actualidad, es el Delegado de Cultura y Revista de la Junta Central de Fallas de Elda, y coordinador del proyecto educativo “Fallas en el Cole”. En #EldaenFallas podrás conocer toda la actualidad de la fiesta del fuego eldense.

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir