Imprimir
Visto: 980
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

 

Con esta primera entrada se inaugura un nuevo blog en Valle de Elda, un blog sobre teatro.

Perdón, creo que no lo escrito como yo quería (me van a tener que perdonar, son los nervios de la primera vez).

Hoy comenzamos un blog sobre TEATRO.

Mucho mejor así, en letras mayúsculas y en negrita.

Ya que el teatro pasa muchas veces desapercibido tanto para el público como para los poderes públicos, vamos a intentar darle en este espacio el lugar y la importancia que se merece.

El teatro pasa casi de puntillas, sin apenas hacer ruido, por nuestras vidas; no nos damos cuenta de que se encuentra a nuestro lado; no lo vemos, no le prestamos atención; parece que esté formado de papel celofán, transparente, de manera que vemos a través de él sin darnos cuenta de su existencia.

Y sin embargo, el TEATRO, el hecho teatral, ayuda a dinamizar nuestra sociedad, es más, contribuye al desarrollo de los pueblos haciendo crecer a todos aquellos que se le acercan.

Una sociedad que asiste a representaciones teatrales, que frecuenta espacios donde las historias son vividas por los actores para el espectador, es una sociedad más libre, plural, tolerante y educada.

El TEATRO limpia las impurezas del mundo que nos rodea, nos pone frente a nuestra realidad, mostrando como somos, en un juego de espejos que llegará a ser a veces divertido, otras provocador, dramático, emocionante.

Bienvenidos a este blog. Gracias anticipadas por la deferencia que puedan tener en seguir el avance de esta aventura que aquí comienza.

Gracias al semanario Valle de Elda por su apoyo a la cultura y las artes en general.

Compartiremos noticias teatrales, hablaremos sobre la actualidad de las artes escénicas, comentaremos los espectáculos que podemos ver en Elda, localidades vecinas y en otros puntos de la geografía española.

Escribiré sobre TEATRO y es mi deseo que ustedes lo lean.

Pero no nos olvidemos, el TEATRO no está pensado para ser solamente escrito y leído, el TEATRO necesita de un público que lo vea nacer, vivir y morir en el marco de una representación escénica. Se requiere la presencia de un público que dé sentido a la magia de la actuación. La ficción creada por un autor, escrita sobre un papel y dicha en alta voz por un actor/actriz, gracias a la complicidad del espectador dejará de ser una mentira para convertirse en verdad; la mera ilusión y engaño serán transformados en la vida misma que se nos aparece encima del escenario.

Déjense llevar. Déjense emocionar. Déjense invadir por los seres que pueblan los escenarios desnudos, fantasmas invisibles que al levantarse el telón cobran vida ante nuestros ojos para que nosotros, espectadores, podamos vivir con ellos.

Las luces de la sala van oscureciéndose. El telón está a punto de subir.

Última llamada a escena.

Comienza la función.