Imprimir
Visto: 1440
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Hace unos meses, a finales de 2014, el Instituto de Estudios Fiscales (en adelante IEF) publicó el documento Opiniones y actitudes fiscales de los españoles en 2013.

  El IEF es un organismo público, vinculado al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, dedicado al estudio, investigación y formación en cuestiones tributarias y de hacienda pública. Este organismo elabora documentos y estudios, y edita varias revistas especializadas en las materias citadas.

   Desde 1995 el IEF realiza casi todos los años una encuesta para analizar las ideas fiscales de la población española, y luego elabora un informe para dar a conocer los resultados. El último estudio-informe se publicó a finales de 2014, en relación con la encuesta realizada a finales de 2013.

   La encuesta y el estudio se estructuran en cuatro grandes bloques temáticos:

   De los cuatro bloques, los tres primeros se repiten todos los años y el cuarto es distinto cada año (en 2013 ha sido el Pacto Fiscal Europeo, pero en 2012 fue la eficiencia del Estado Autonómico).

   A continuación se describen las conclusiones más importantes del último estudio-informe.

   En cuanto al primer bloque sobre los impuestos y la oferta pública de servicios y prestaciones, se pone de manifiesto que son los servicios sanitarios (con un 92%), seguidos de las infraestructuras (88%) y los transportes públicos (76%) los bienes y servicios más utilizados por los hogares españoles en 2013.

   En un nivel intermedio se sitúan los servicios educativos (48%), y después las pensiones de jubilación (32%), las prestaciones por desempleo (26%) y los servicios sociales (15%).

   Comparando con años anteriores, siguen ocupando la primera posición los servicios sanitarios, y se mantiene la tendencia al alza en la utilización de las infraestructuras (autovías, puertos) y los transportes públicos.

   Respecto al grado medio de satisfacción de los usuarios con los servicios recibidos, se reparte de manera distinta entre los diferentes servicios públicos. Los usuarios de los servicios públicos sanitarios, de transportes e infraestructuras se muestran bastante satisfechos, mientras que destacan como peor valorados (poco o nada satisfechos) el seguro de desempleo y las pensiones de jubilación.

   En cuanto al acuerdo o desacuerdo con la afirmación de que la oferta pública de servicios y prestaciones justifica el pago de impuestos, en 2013 sigue creciendo el desacuerdo, situándose el grado de acuerdo por debajo del 50%, lo que refuerza la idea de que se recibe poco en relación con lo que se paga.

   Al considerar la gestión que hace la Administración de los servicios y prestaciones, más de la mitad de los encuestados considera que casi toda la oferta pública está deficientemente gestionada.

   Por otro lado, el papel del sector privado en la oferta de servicios públicos encuentra pocos apoyos, siendo la opinión mayoritaria favorable a que la gestión sea pública y se financie con impuestos.

   Según los entrevistados, en 2013 el servicio que más justifica el pago de impuestos es, con diferencia, la sanidad, elegido por el 60% de los encuestados. Sin embargo, el servicio que más contribuye a la distribución de la riqueza es la educación, elegido por el 22% (seguido de cerca por la sanidad, elegido por el 20%).

   Hasta aquí, las conclusiones relativas al primer bloque. En cuanto a los siguientes bloques temáticos del estudio, los trataremos y terminaremos en la próxima entrega.