SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956
Visto: 1823
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

En la entrada anterior, terminé de exponer las conclusiones fundamentales relativas al primer bloque sobre los impuestos y la oferta pública de servicios y prestaciones.

   En cuanto al segundo bloque, sobre el comportamiento de los contribuyentes, en la última encuesta realizada predominan (un 76%) los que piensan que el grado de cumplimiento fiscal ha empeorado en la última década.

    Y respecto del fraude fiscal, predominan (un 87%) los que piensan que el fraude fiscal ha aumentado en la última década.

    También en esta encuesta ocurre lo que en años anteriores en cuanto a la opinión sobre el comportamiento tributario de ciertos colectivos: año tras año, la opinión pública sigue manifestando su convencimiento de que los colectivos que más defraudan a la Hacienda Pública son los empresarios, seguido por el de los profesionales liberales, mientras que los asalariados son los que mantienen una conducta fiscal más honesta debido a que están sometidos a un mayor control.

    En cuanto a las principales causas del fraude fiscal, la que más se menciona es la impunidad de los defraudadores. Le siguen la falta de honradez y conciencia cívica, y después la presión fiscal excesiva.

     Sobre los tipos de fraude, las actividades empresariales ocultas son el fraude que se considera más perjudicial para la sociedad. Le siguen a bastante distancia las empresas que no pagan el IRPF y el Impuesto de Sociedades. Y a continuación el IVA que no se declara.

    Respecto de las consecuencias o efectos del fraude fiscal, la que más se menciona (un 41%) es la disminución de los recursos para financiar los servicios públicos y las prestaciones sociales. También se señala (un 20%) la injusticia que se crea al tener que pagar unos ciudadanos lo que no pagan otros.

    En relación con la justificación del fraude fiscal, un 70% de los encuestados no lo justifica en ningún caso, mientras que un 21% cree que hay circunstancias que obligan a defraudar para salir adelante y un 9% considera que el fraude es algo cotidiano y consustancial a los impuestos.

   En cuanto al tercer bloque, referido a la imagen corporativa de la Hacienda Pública, el análisis se centra en tres apartados: la cumplimentación de las declaraciones tributarias, los servicios de la Agencia Tributaria al contribuyente y la valoración de la Hacienda Pública como institución.

   Cada vez son menos los contribuyentes que confeccionan por sí mismos sus declaraciones, y cada vez son más los que acuden a los servicios gratuitos de la Agencia Tributaria, pero la mayor parte utilizan los servicios de asesorías y gestorías. Esto parece ser un reflejo de la complejidad de la normativa fiscal.

   Continúa creciendo el conocimiento y la utilización de los servicios de información y asistencia de la Agencia Tributaria, y predomina una valoración positiva de la capacidad de dichos servicios para resolver los problemas de los contribuyentes.

   Respecto de la valoración como institución, un 84% considera que la Hacienda Pública desempeña una función necesaria para la sociedad, mientras que un 14% piensa que sin impuestos viviríamos mejor.

   Y sobre el cuarto bloque, referido al Pacto Fiscal Europeo, la encuesta incluía preguntas relativas al conocimiento de dicho pacto, qué opinión merece la creación de un gobierno económico europeo, la armonización de ciertos impuestos a nivel europeo y la valoración del intercambio de información bancaria.

   Prácticamente las dos terceras partes de los entrevistados no ha oído hablar nunca de dicho pacto fiscal.

    Por otra parte, la gran mayoría (otros dos tercios) estaría de acuerdo con la creación de un Gobierno Económico Europeo que pueda coordinar las políticas económicas y fiscales de los distintos países.

   También unos dos tercios de los encuestados están de acuerdo con la armonización de impuestos en Europa (similares reglas y normas tributarias para todos los países).

    Finalmente, sobre el intercambio de información bancaria, casi el 90% de los encuestados está de acuerdo con una mayor colaboración bancaria entre los países europeos para combatir el fraude fiscal y la evasión de capitales.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Acerca del autor

Autor: Pablo Ciurana Moñino

Economista de profesión, aunque matemático y cantautor de vocación. Licenciado en Ciencias Económicas en 1987, desde entonces ejerzo como economista, dedicado al asesoramiento de empresas y particulares en el ámbito de los impuestos y la contabilidad. Creo que en la sociedad española falta formación económica y financiera, y debería promoverse tanto en los Colegios de Primaria como en los Institutos de Secundaria.

En los últimos años he dedicado algún tiempo a promover y difundir la banca ética (aunque parezca raro, existen algunos bancos éticos) y la economía de comunión (una nueva cultura empresarial). Los impuestos forman parte de nuestra vida y son importantes para mantener los servicios públicos, por lo que espero que este blog pueda servir para conocerlos mejor.

Algunos sitios web de interés:

Banca Ética – Fiare

Banca Ética - Triodos Bank

Economía de Comunión

Educación Cívico-Tributaria

Educación Financiera CNMV-BdE

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir