Imprimir
Visto: 1867
Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Mayo y junio son los meses clásicos de preparación y presentación de las declaraciones de renta.

No obstante, durante el mes de abril ya se podían confirmar y modificar los borradores que la Agencia Tributaria elabora a algunos contribuyentes.

Y este año, por primera vez se adelantó el plazo de presentación de declaraciones al 7 de abril, por lo que desde esa fecha ya se podían presentar, aunque exclusivamente de forma telemática.

Pero el grueso de contribuyentes se enfrenta a la declaración de renta desde principios de mayo hasta el 30 de junio.

 Hasta primeros de mayo no era posible pedir cita para los contribuyentes que acuden a la Agencia Tributaria para confeccionar la declaración. Y también a primeros de mayo comienzan las asesorías y gestorías con la elaboración de declaraciones.

Esta campaña de Renta-2014 presenta pocas novedades en el cálculo y liquidación del impuesto en relación con el año anterior.

El próximo año sí habrá muchos cambios porque como es conocido se aprobó una reforma fiscal que entró en vigor el 1 de enero de 2015, por lo que afectará a la declaración de Renta-2015.

En relación con la declaración de Renta-2014 y novedades para 2015, a los que quieran profundizar y entrar en detalles les recomiendo un documento elaborado por el Consejo General de Economistas, al que pueden acceder a través de este enlace.

Para finalizar, sólo recordarles que a la hora de enfrentarse a la declaración de renta es conveniente tener en cuenta algunas cuestiones.

En primer lugar, es muy importante obtener de la Agencia Tributaria los datos fiscales de 2014 (ingresos, retenciones y otra información que figura en sus bases de datos) y, si procede, el borrador de declaración.

Esto lo puede hacer el propio contribuyente, o el asesor que le vaya a elaborar la declaración, entrando en la web de la Agencia Tributaria y consignando el NIF del contribuyente y el importe de la casilla 415 de la declaración del año anterior (Renta-2013).

En segundo lugar, como en los datos fiscales obtenidos de la Agencia Tributaria no siempre está toda la información, hay que hacer memoria de lo ocurrido durante 2014 y recopilar cierta documentación: cuotas sindicales pagadas, información de compras y ventas de acciones, escrituras de venta o donación de inmuebles, contratos de alquiler y otras posibles cuestiones.

En tercer lugar, mucho ojo con los borradores elaborados por la Agencia Tributaria, porque son frecuentes los errores y omisiones. Por ejemplo, los borradores no recogen la deducción por vivienda habitual cuando hay más de un préstamo hipotecario, y también son frecuentes los errores en las deducciones autonómicas.

Este año hay una cuestión adicional importante para los jubilados que cobran pensiones del extranjero y que hasta ahora no las declaraban, o no lo hacían de forma correcta: además de declarar correctamente el año 2014, se tienen que poner al día antes del próximo 30 de junio, presentando o rectificando, si procede, las declaraciones de los años 2010, 2011, 2012 y 2013 (a esta cuestión le dediqué una entrada el pasado mes de marzo).

Por último, recordar que la declaración de renta es una obligación importante que no debemos dejar para los últimos días de plazo.