SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956

Valle sin clan

Literatura

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Portada del libro comentado y su presentación en el Ayuntamiento de Málaga.

No es nada nuevo. Son sonadas las polémicas desatadas con la llegada de una generación de jóvenes a la palestra poética. Cuando Pedro Salinas, por poner un ejemplo, publicó el libro La voz a ti debida, crucial para cimentar la innovación poética que supuso la Generación del 27, Juan Ramón Jiménez contestó que no, que se trataba de “la voz a mí debida”, enfatizando que nada había de nuevo en ese libro, que sin su aportación previa Salinas no habría escrito ese poemario.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

LOCUS AMOENUS 

Cartel de la película El río de la vida, de 1992

Hay dos tópicos, el denominado vita flumen (la vida como río) y el homo viator (hombre que viaja) muy interrelacionados entre sí y que han tenido una larga repercusión en la literatura y las artes de todos los tiempos.  Los versos de Machado, “Todo pasa y todo queda,/ pero lo nuestro es pasar;/ pasar, haciendo caminos,/ caminos sobre la mar” son un ejemplo valioso que contiene ambos tópicos.

Como ocurre siempre a la hora de analizar y situar un fenómeno o un recurso estético concreto, en este caso cabe añadir que, a la vez, ambos tópicos literarios aquí tratados nos remiten al paso del tiempo y al aprovechamiento del instante, ya tratados anteriormente.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Lienzo a partir del cual había que escribir el relato en la XI edición de los Gramat.

El pasado domingo 7 de abril, a las once de la mañana, en el Museo del Calzado, se llevó a cabo la XI edición de los premios GraMat de relatos cortos y escritura al instante. Durante 45 minutos hubo que elaborar un relato de hasta un máximo de 300 palabras. Si hasta ahora se iniciaba con una frase al azar, entre varias posibles, de un autor y una obra concreta, en esta ocasión la novedad consistió en que había que partir de una imagen pictórica: El caminante sobre el mar de nubes, del paisajista romántico alemán Caspar David Friedrich.

La elección de na pintura para escribir el texto en esta nueva Quincena casa bien con su título Tus pinceles… y mis palabras. De hecho, y como se puede apreciar en los relatos galardonados, la diferencia de enfoque y estilos ante la misma imagen es evidente.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Cartel de la nueva Quincena cultural.

El colectivo Gramática Parda organiza su IV Quincena Cultural. La relación entre pintura y literatura, bajo la denominación Tus pinceles y…mis palabras ha sido el tema elegido para esta edición. Del 1 al 14 de abril se sucederán un gran número de actividades que girarán alrededor de esa íntima conexión entre pintores y escritores.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Cartel anunciador del recital con motivo del Día Mundial de la poesía en Elda.

Desde 1999, cada 21 de marzo se celebra el Día Mundial de la poesía. Un momento siempre propicio al encuentro de lectores y curiosos alrededor de poemas y poetas que, más allá de lenguas y culturas, comparten emociones, sinsabores y anhelos. Un momento importante pues para evocar la importancia, el valor de las traducciones y las traductoras y traductores para que los versos hayan sorteado fuertes y fronteras por los siglos de los siglos sin mayor problema.

Este año en Elda, el pasado jueves 21, en los Salones Princesa y promovido por la Asociación de escritores Gramática Parda, un nutrido grupo de lectores y poetas recitaron poemas propios y de otros creadores en un acto que terminó mostrando a la poesía en su doble vertiente de íntima expresión del propio sentir y prueba de la diversidad de voces que la surcan.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

-EL DINOSAURIO TODAVÍA ESTABA ALLÍ- 

David Roas y un libro recopilatorio de textos sobre el microrrelato

Con los antecedentes que ya hemos visto en las entradas anteriores de este bloque, tanto en España como en Hispanoamérica, era previsible que el microrrelato se fuera afianzando como género con entidad propia hasta hacerlo inconfundible, que fuese ganando prestigio y lectores o que tuviese una repercusión mucho más amplia debido además a su adaptabilidad y su difusión en las redes sociales. Hablaremos en otra ocasión de los riesgos que también esto comporta para el género.

Ahora toca resaltar la excelente generación de jóvenes y menos jóvenes que actualmente escriben y publican sus microrrelatos en nuestro país; rastrear los nombres, los estilos y las tendencias que caracterizan esta edad de oro del microrrelato. Seguiré prácticamente en casi todo lo aquí expuesto el enfoque de Irene Andrés- Suárez (pags. 66-90) en su libro Antología del microrrelato español (1906- 2011) ya varias veces citado en este blog.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Antonio Muñoz Molina y Javier Gomá.

Veíamos en la entrada anterior qué motivos llevaron a algunos escritores, esencialmente novelistas, a decantarse por la escritura como elección de vida que casi siempre acabó en labor profesional y cuánto hubo de vocación en las mismas.

Ahora propongo la lectura de cuatro textos (entre muchos otros posibles) que hablan de la vocación de escritor desde ángulos diversos. A las experiencias que relatan los novelistas, cabe añadir la contribución de Javier Gomá, distinguiendo los dos momentos que toda vocación comprende: la visión y la misión. Muy interesante. Veamos:

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Un libro interesante para indagar en el tema de hoy.

 Escribo para que el agua envenenada                                             

                                                 pueda beberse.                             

Chantal Maillard

La vocación es uno de esos términos que siempre se mantienen a flote entre las aguas de al menos dos continentes: el de la genética o el del ambiente. ¿Quién no ha preguntado o a quién no le han preguntado alguna vez si el escritor nace o se hace? En otras palabras: el escritor que elige serlo, ¿lo es por vocación? ¿y qué es la vocación? ¿se nace con ella? ¿aparece asociada a determinadas circunstancias o en momentos concretos de la vida?

En esta y en la siguiente entrada abordaremos este tema. A su exposición en ésta, le seguirá en la próxima entrada una selección de textos breves, con enfoques diversos de autores tan interesantes, entre otros, como Augusto Monterroso o Antonio Muñoz Molina.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

LOCUS AMOENUS

El tópico visto con los ojos surrealistas de Dalí.

Veíamos cómo desde la antigüedad, los poetas remarcaron en sus piezas más o menos elegíacas el carácter irrecuperable del tiempo ya vivido, acentuando con ello la condición fugaz de nuestra vida. Lo que o bien llevaba a una actitud vitalista, de gozo y disfrute, pues la vida es breve y no debemos desaprovecharla, o a otra visión más pesimista, propia del Barroco, donde la muerte (en sus sentido finalista pero también de decrepitud como proceso que todo lo corroe) explica y da sentido a nuestro ser.

Pero antes de proseguir con los poetas modernos, que también han tratado el tema con profusión y diversidad de tonos, aludiré brevemente a la presencia del tópico en otras manifestaciones artísticas actuales:

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

LOCUS AMOENUS

Emblema sobre un reloj antiguo.

¿Quién no ha sentido ni ha pensado alguna vez que el tiempo vuela, pasa deprisa, se nos escapa, huye… y no vuelve? Eso es lo que vienen a expresar los versos de Virgilio, en su Geórgicas III, 284, “Sed fugit interea, fugit inreparabile tempus ”, es decir, mientras el tiempo huye, huye de un modo irreparable . O cuando en el canto X de La Eneida , afirma con rotundidad que “breve e irreparable es el tiempo de la vida para todos”. Aunque ya Heráclito, cuatro siglos antes, había transmitido esa imagen del tiempo implacable, que pasa y no vuelve, en su imagen del río donde resulta imposible bañarse dos veces por no ser el mismo.

En esta y en la próxima entrada me propongo hablar de un tópico esencial en la Literatura, el tempus fugit , presente en todas las épocas y corrientes estéticas y que refleja el interés y la preocupación por el paso del tiempo del ser humano.

Acerca del autor

Autor: Rafael Carcelén

Además de disfrutar como maestro de escuela, me encanta escribir. Y leer. Y subir los montes alicantinos. Y jugar al ajedrez. Y… siempre me sigue apeteciendo aprender. Y segregar lo que aprendo -lo que vivo, lo que siento- en artículos, poemas y aforismos como éste: “¿Es imaginable la felicidad en un grano de pimienta?”

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir