SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956

Valle sin clan

Literatura

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

-ESTANTERÍA DE AUTORES ELDENSES-

Emiliano Vera, José Capilla y García Soriano en la redacción de Idella.

Completamente distintos a los de Francisco Laliga fueron el talento y el talante de Maximiliano García Soriano, quien en 1926 se cruza con él y lo ve “rígido, como en arrobado éxtasis, con su impasibilidad de siempre, ajeno a cuanto le rodeaba”. Yeclano de nacimiento y eldense de adopción, el conocido como “boticario de Elda” no vivió ajeno a ninguno de los acontecimientos culturales y políticos del primer tercio del siglo XX en la ciudad. Animador cultural, fundador de varias revistas y activo colaborador en casi todas las existentes, además de concejal en el periodo republicano y prolífico creador lírico y dramático, García Soriano sobresale en esos poemas donde utiliza un estilo sencillo y directo, sin artificiosidad, y en general de temática costumbrista y cotidiana. Vista en conjunto su extensa obra, el estilo desenvuelto, la chispa, la ironía o incluso la mordacidad desplegados en los veintiséis Retratos que publicó en el semanario Idella, lo singularizan, a mi modo de ver, del resto de su producción, aunque sin desmerecer no pocos de sus poemas costumbristas de tema y estilo muy diversos. 

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

-ESTANTERÍA DE AUTORES ELDENSES-

Placa en la casa donde nació Francisco Laliga en la calle que lleva su nombre.

Hablaremos en esta y en la siguiente entrada de este blog de dos figuras de la poesía eldense, muy distintos entre sí, que ocupan la época que va del último cuarto del siglo XIX al primer tercio del XX. Comparten la importancia de haber sido reivindicados recientemente: Francisco Laliga Gorgues (1861- 1928) por el grueso libro compilador de sus poemas, con notas y transcripción de Emilio Maestre, en 2007, y Maximiliano García Soriano (1874-1936) por el que le dedicó José Luís Bazán en 1997. La mayor aportación de estos dos tomos es la de constituir una recopilación de sus poemas más que suficiente para hacernos una idea  de sus respectivas obras y facilitar así futuras investigaciones que se adentren en el valor y la calidad literaria que haya en ellas.  En todo caso, y como afirma  Maestre en el Prefacio a los poemas de Laliga, para tal empresa habría que contar también con el centenar de piezas dispersas no incluidas en su extensa antología. 

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

-LO BUENO SI BREVE-

Reciente edición completa de los Cuadernos de Lichtenberg en español

He elegido este aforismo para encabezar esta entrada porque describe muy bien la intención, el estilo y la modernidad de uno de los mejores aforistas de la historia: Georg Christoph Lichtenberg (1742- 1799). Hombre curioso, fiel representante de su época ilustrada, interesado por los más diversos saberes, sobresalió en la astronomía, la física experimental y las matemáticas, ejerciendo como profesor en la Universidad de Gotinga, su ciudad natal.  Jamás podría imaginar que su fama póstuma se debería a los fragmentos personales que escribiría en sucesivos cuadernos, hasta veintisiete, de un modo espontáneo y sin plan sistemático. Sus aforismos se extraen muchas veces de los fragmentos más amplios, de los borradores o apuntes (hay quien piensa que debería llamarse así a sus textos) que constituyen ese cajón de sastre que son los cuadernos y donde hay notas de lecturas, breves diálogos, anécdotas, comentarios corrosivos, citas, hipótesis, interrogantes, chistes, sueños o reflexiones de distinta extensión y calibre.

Hombre marcado por la joroba que siempre trataba de disimular, un gran atractivo y una hipocondría sin igual, su convivencia con una niña de 12 años (él tenía 35) escandalizó a sus conciudadanos. Tras la muerte de ésta, cinco años después, en 1783 toma como sirvienta a una humilde muchacha de 15 con quien mantendrá una relación secreta, y con la que tendrá seis hijos y acabará casándose mucho después. Los reconocimientos y distinciones se suceden en los últimos años de su vida, marcados por los dolores y el deterioro físico hasta fallecer con 57 años de edad. Publicó numerosos trabajos científicos y artículos periodísticos,  algunos textos satíricos y, durante años, un humilde Almanaque de bolsillo, destacando también como uno de los polemistas más agudos y preparados de su tiempo.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Una novela que se puede leer eligiendo el camino que se quiera.

“¿Encontraría a la Maga?”. Con esta lacónica pero intrigante pregunta inicia Julio Cortázar Rayuela, su novela más celebrada. Al leerla, uno no puede evitar hacerse otra cascada de preguntas: ¿quién es esa Maga?; ¿qué habrá ocurrido para esta urgencia por encontrarla?; ¿y además, por qué hay que encontrarla?; ¿se tratará de una muchacha perdida entre la multitud tras un flechazo, de una asesina en serie, de una pitonisa que engañó a alguien, de la imagen seductora de un anuncio?... Con esa sola pregunta, el novelista nos desconcierta a la vez que nos intriga y tal vez nos esté anunciando que si ha escrito la novela es para relatarnos el camino seguido para encontrarla. De modo que una profunda inquietud, no exenta de suspense, y una presentida esperanza, como promesa de un feliz hallazgo, nos empujan irresistiblemente a seguir leyendo. A desvelar qué ocurrirá. Y también a saber qué ocurrió antes de este enigmático inicio.

Atraparnos desde la primera frase. Eso es lo que persigue una buena novela para que no cerremos el libro en la página uno: retenernos y poner en marcha cuantos mecanismos sean necesarios en nuestro interior para engancharnos a la historia. Sin duda, además de un comienzo memorable, la novela requiere de otros muchos ingredientes que nos hagan mantener y renovar, capítulo a capítulo, el interés. Pero sin ese comienzo único, que nos capte, difícilmente habrá espacio para el resto. Una película, una canción, un anuncio, un poema… no son distintos en esto. 

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Borges abundó en su obra como auténtico maestro de la intertextualidad.

Pocos como Jorge Luis Borges entendieron la creación literaria como infinito diálogo con la tradición; con los escritores que nos precedieron. Experto en los juegos intertextuales, sus relatos y no pocos de sus poemas están repletos de alusiones, citas, parodias, variaciones… de obras con las que el argentino mantuvo un diálogo perenne, fructífero y recreador. Porque la relectura y la reescritura conformarían, desde esta perspectiva, una parte sustancial del propio proceso creador. Su Pierre Menard, autor del Quijote, relato incluido en su libro Ficciones, es el mayor exponente en cuanto a la multiplicidad de sentidos que se abren a partir de reescribir el mismo texto en un contexto histórico diferente. Lo que escribe Menard es su lectura del Quijote, reviviendo sus mismas letras no en el acto original del autor sino en el de un lector entre tantos otros posibles. Como quien se adentra por un salón lleno de espejos, ¿quién es el auténtico, el original, y quién la copia?, vendría a decirnos Borges.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Los participantes en los Premios GraMat 2016 escribiendo.

De este modo debía comenzar el relato que los aspirantes a los V Premios GraMat de esta edición de la X Quincena de Octubre Negro tenían que elaborar, in situ como muestra la fotografía, con no más de trescientas palabras y en tan sólo 45 minutos. Parece fácil, pero nada más lejos de la realidad. Y más tratándose de un texto de género negro, que ha de contener tensión, suspense y alguna que otra sorpresa. Fue el pasado domingo 9 de abril en el Alminar y la experiencia, como viene siendo habitual desde la primera edición, estuvo plagada de camaradería y jovialidad.

El pasado domingo 24, en el acto de clausura de la Quincena Cultural, se desvelaba el nombre de la ganadora, la ilicitana Helena Vilella y los dos finalistas, los eldenses Octavio Jover y Carlos Gutiérrez. Nuestra enhorabuena a los galardonados y el expreso deseo de que en futuras ediciones más personas se animen, se atrevan, a participar en este concurso tan original. Ahí van sus relatos:

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Caricatura del autor realizada por Óscar Porta.

-ESTANTERÍA DE AUTORES ELDENSES-

En la obra de Juan Rico y Amat (1821- 1870) convergen la innovación, la jovialidad y las tensiones que el Romanticismo desplegó en España en sus años de plena vigencia. Como sus contemporáneos (Espronceda, Zorrilla, Hartzenbusch, Mesonero Romanos, etcétera) vivió intensamente implicado en los acontecimientos del momento.   Ejerció de historiador, político, periodista, dramaturgo, jurista, poeta… Cursó estudios de Filosofía y Derecho en la Universidad de Madrid, donde en plena juventud dirigió el periódico La Esmeralda y colaboró en La Ilustración Española. Monárquico de ideas conservadoras, es nombrado consejero provincial de Alicante en 1845 y corregidor y jefe político del distrito de Alcoy de 1847 a 1850. En 1848, Isabel II lo nombra secretario honorario, llegando a ejercer como tal en los Gobiernos civiles de Barcelona en 1849, de Zaragoza en 1854 y, posteriormente, de Alicante en 1867. 

La publicación en 1842, con sus escasos 21 años, del libro Poesías serias y satíricas nos muestra a un admirable poeta que va asimilando los rasgos del pujante movimiento romántico. En el prólogo a las sesenta piezas, de extensión y temática diversa, el dramaturgo Juan Eugenio Hartzenbusch concluye aconsejándole que se dedique al género jocoso y festivo, en el que se desenvuelve con una soltura y una gracia tan espontáneas como naturales. Ciertamente, en el libro, los epigramas y varias letrillas alcanzan momentos reseñables. Y, entre las serias, los sonetos son imprescindibles para conocer su más honda sensibilidad.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

-LO BUENO SI BREVE-

Máximas y reflexiones morales, obra cumbre de La Rochefoucauld.

Cualquiera diría, después de adentrarse por los entresijos de su ajetreada biografía, que en sus casi sesenta y siete años de existencia el Duque François de La Rochefoucauld (1613- 1680) no albergó dos personas en una. Y es que entre el aristócrata ambicioso y conspirador de la primera mitad y el ácido escritor de la segunda, podría parecer que no hay continuidad. Pero, realmente, sus envenenados dardos aforísticos son fruto de aquel desengaño primero y también se dirigirán con cierto resentimiento a una ascendente y arrogante  burguesía que con la llegada del capitalismo desplaza de los núcleos de poder a esos nobles maquinadores  y sus insostenibles privilegios. El retrato descarnado, despiadado incluso, del hombre que destila su obra no sólo refleja las cenizas de esta zángana e hipócrita nobleza sino -y sobre todo- los ocultos y egoístas intereses que mueven los hilos de toda conducta humana, sea cual sea su clase o condición.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
Eduardo Galeano.

A punto de cumplirse un año de la muerte de Eduardo Galeano, el 13 de abril de 2015, uno siente al releerlo que el uruguayo le observa desde el fondo del libro abierto como si se nos asomara por una ventana directamente desde el más allá. Siempre admiré su escritura depurada y exigente y, desde luego, es de esos escritores que nunca renegaron de la emoción ni del compromiso, dos componentes que enriqueció al complementarlos y dotarlos de una belleza siempre poderosa pero no exenta de ese toque vulnerable y que nos lo vuelve tan humano. Indagador incansable, frecuentó los márgenes y las intersecciones que disuelven las categorías literarias y me parece asombrosa esa forma suya de mezclar lo cotidiano con lo fascinante utilizando dosis muy equilibradas de ternura y lucidez.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Fue en agosto de 2011 cuando alrededor de una mesa en La Sastrería, en la calle Jardines, planificamos una serie de actividades en torno al género negro en la literatura, el cine, la música, el teatro, etc. Dado que se iba a celebrar durante la segunda quincena de octubre, del 17 al 31, se denominó Octubre Negro. El grueso de los actos se realizó en aquel local con una modesta afluencia de público pero que quedó muy satisfecho y nos propuso no abandonar un conjunto de actividades tan interesantes. Y eso hicimos: seis meses después, en abril, llevábamos a cabo la segunda Quincena Cultural. Y desde entonces hasta hoy, ininterrumpidamente, hasta llegar a esta X edición que es un homenaje a la primera. De ahí el título, Y la décima… también negra.

Acerca del autor

Autor: Rafael Carcelén

Además de disfrutar como maestro de escuela, me encanta escribir. Y leer. Y subir los montes alicantinos. Y jugar al ajedrez. Y… siempre me sigue apeteciendo aprender. Y segregar lo que aprendo -lo que vivo, lo que siento- en artículos, poemas y aforismos como éste: “¿Es imaginable la felicidad en un grano de pimienta?”

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir