SEMANARIO DE INFORMACIÓN LOCAL, DEPORTES Y ESPECTÁCULOS

Fundado en 1956

Valle sin clan

Literatura

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

El Día Mundial de la Poesía fue implantado en 2001 por la Unesco, y se celebra cada 21 de marzo (cuando llega la primavera) con el propósito de consagrar la palabra esencial y la reflexión sobre nuestro tiempo. En 2011 la Dra. General de la UNESCO abría la celebración con estas palabras:

   “El mensaje de los poetas, a menudo testigos de excepción de las profundas transformaciones políticas y sociales de la historia, es imperecedero. Sus textos nos invitan a forjar una paz duradera en las conciencias, a replantearnos la relación del hombre con la naturaleza y a fundar un humanismo que se nutra de la singularidad y a la vez de la diversidad de los pueblos. Es una empresa difícil, que exige la participación de todos en escuelas, bibliotecas e instituciones culturales”. Y concluía señalando que “la poesía está presente en todas partes y, sin embargo, es al mismo tiempo inasible. Su fragilidad aparente, ligada a su carácter inmaterial, hacen de ella un arte superior invulnerable, que no teme los asaltos del tiempo o de las intolerancias”.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp
                                        Mila Ortuño durante la presentación de su libro

En la Asociación de escritores Gramática Parda conocemos bien a Mila Ortuño. Además de haber realizado algún cartel para el grupo y varias portadas de libros, sabíamos de su interés por la escultura y la fotografía. Incluso de su acercamiento a la poesía, bien como compañera en recitales o con el pequeño conjunto de poemas Entre el alma y los pies recogido en una antología de poetas de la Asociación Mistium, publicada en mayo de 2014. Con su libro Escondiéndome de mí, el primero en solitario, nos muestra su habitación propia, el universo interior que la anima. El pasado jueves 5 de marzo se presentó en el café Le Ore con un lleno absoluto y, a la calurosa acogida que le ofreció al libro Juan Vera en la presentación, un nutrido grupo de [email protected] y componentes de la Asociación acompañaron a la autora leyendo sus poemas.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

 “Existe una lectura creativa así como existe una escritura creativa. Primero comemos, después engendramos; primero leemos, después escribimos”

 R.W. Emerson

Una de las tentaciones del escritor novel, del adolescente que empieza a expresarse con intención y asiduidad, es no dejarse influir por nadie. Buscando así la que presupone como auténtica originalidad. Casi siempre, lo único que se consigue es decir lo que otros muchos ya han dicho antes que tú y decirlo infinitamente peor. A poco que se frecuente la biografía de los escritores, la mayoría de ellos comenzaron imitando a algún autor o autores cuya obra les sedujo inmediatamente y, sólo tras un dilatado periodo de formación a la sombra de clásicos e innovadores, comenzaron a ser ellos mismos al encontrar un tono, una voz, que los iría haciendo singulares.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

No cabe duda que el biográfico es uno de los géneros literarios que más retos le exige a su autor. Una buena biografía ha de contener, al menos, el relato literario de una vida en sí misma interesante, un estilo ágil con el que contar de un modo veraz las peripecias vitales del personaje biografiado y no pocos de los ingredientes de las buenas novelas: una sugerente trama narrativa, ritmo, suspense… y, tal vez lo más importante, estar rigurosa y fehacientemente documentada. Las hay muy próximas a una novela más o menos trepidante y otras, menos ficcionales, abogan por presentarnos de un modo más neutral y riguroso al personaje. Cuestión de gustos.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Como en las antiguas sesiones de cine, con un atractivo programa doble, el jueves pasado pude asistir en Elda a dos eventos interesantes que tienen que ver con la literatura. Coincidían ambos además con la presentación de otro libro, éste en el Museo del Calzado, escrito por José María Amat (cuyo blog sobre el Calzado y su historia en Elda podéis encontrar en esta misma web), y que versa sobre los orígenes y la consolidación de esa entidad del que su autor fue fundador y primer director.

Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google PlusCompartir en WhatsApp

Lo primero, el nombre. ¿Por qué ponerle Valle sin clan a un blog que habla de Literatura?

   Por un lado, este título nos  remite sin rodeos a uno de nuestros escritores más insignes de todos los tiempos: Ramón María del Valle -Inclán. Uno de los más brillantes escritores y estilistas en nuestro idioma y que no dudo en recomendar a cualquier lector o lectora con inquietudes por acercarse a una visión de la realidad tan personal y crítica como imperecedera. Tirano Banderas, El marqués de Bradomín, Luces de bohemia…  no somos el mismo al emerger tras estas lecturas, de una levedad tan profunda e insobornable. Grande, muy grande, Valle -Inclán.

   Pero aquí hablamos de un Valle pero sin clan. ¿Qué significa eso? El valle alude claramente a la ciudad y a la comarca en que vivimos, así como al nombre del semanario en el que se incluye este blog. La rareza del título está, sin duda, en la mención al clan. Según la RAE, un clan es un “grupo predominantemente familiar unido por fuertes vínculos y con tendencia exclusivista”. La palabra clan alude pues a un grupo restringido, con vínculos e intereses comunes, rígido, cerrado y donde la obediencia es un valor fundamental para su preservación. Asociación, partido, banda, pandilla, tribu o secta serían algunos de sus sinónimos si regresamos al diccionario.

Acerca del autor

Autor: Rafael Carcelén

Además de disfrutar como maestro de escuela, me encanta escribir. Y leer. Y subir los montes alicantinos. Y jugar al ajedrez. Y… siempre me sigue apeteciendo aprender. Y segregar lo que aprendo -lo que vivo, lo que siento- en artículos, poemas y aforismos como éste: “¿Es imaginable la felicidad en un grano de pimienta?”

Utilizamos cookies propias, al continuar navengando por el sitio aceptas nuestra política de cookies.

Aceptar

Buscando...

Un momento por favor

Google+
Compartir